email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Orizzonti

Crítica: Rialto

por 

- VENECIA 2019: La sórdida película de Peter Mackie Burns sobre la crisis de mediana edad deja una pausa para pensar

Crítica: Rialto
Tom Vaughan-Lawlor en Rialto

Una película titulada Rialto [+lee también:
tráiler
entrevista: Peter Mackie Burns
ficha del filme
]
que se estrena en la sección Orizzonti del Festival de Cine de Venecia hace pensar que se trata de una famosa referencia a Venecia. Pero las primeras escenas, que muestran Irlanda y no Italia, desechan esa idea; ya que Peter Mackie Burns dirige una película sórdida sobre la crisis de mediana edad y de la masculinidad. La película anterior de Burns, Daphne [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, trataba sobre una mujer disfuncional que atravesaba una temprana crisis de mediana edad. Rialto es una adaptación de la obra Trade, de Mark O'Halloran; y su título es más una referencia al mercado que al puente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La trama se desarrolla durante cinco días en los que Colm (Tom Vaughan-Lawlor) se desintegra de forma contundente y rápida. Empieza con el protagonista siguiendo a un hombre joven hacia un baño, donde se produce un encuentro sexual pagado. Jay es un compañero de trabajo de 19 años, y su interacción es el inicio de la obsesión de Colm. El estatus de la relación es poco ortodoxo. Jay (Tom Glynn-Carney) no es un subordinado de Colm, como parece al final de la transacción. Jay ve a Colm como un trabajo y sus interacciones son un medio para conseguir dinero. La relación es difícil de juzgar, ya que ambos hombres tienen parejas mujeres e hijos. Parece que Colm, de 46 años, queda impactado por la muerte de su padre. Es una historia oscura sobre la homosexualidad, ya que en ningún momento se proclama homosexual, pero debe admitir su homosexualidad. Jay, por su parte, está feliz con su bebé recién nacido y ve sus encuentros sexuales como un trabajo, con independencia de si sus clientes son hombres o mujeres. Hay referencias a la ambigüedad de Brokeback Mountain, de Ang Lee, aunque su ejecución es diferente.

Burns hace que los espectadores se sientan tan incómodos y frustrados como Colm. Es una táctica audaz pero muy difícil de ver, ya que el director opta por escenas largas, que no definen las relaciones y refuerzan el tono oscuro. Sin embargo, es una película que permanece en el subconsciente durante varios días.

Su espiral descendente va de mal en peor. Colm es despedido y sufre una crisis familiar importante. Estos elementos, combinados con la personalidad depresiva de Colm, hacen que Rialto difícil de seguir. En un momento, la narración se debilita: Colm declara que no quiere ser como su padre y se comporta de forma cruel con su hijo Shane (Scott Graham). La decisión del ataque a su hijo parece fuera de lugar en comparación con la ambigüedad de las demás relaciones.

Burns podría ser más explícito con los motivos de la relación sin sexo que mantiene Colm con su esposa, Claire (Monica Dolan). ¿Colm evita el contacto sexual porque es impotente o gay, o porque está atravesando una crisis? La reacción de Claire parece sugerir que la inactividad sexual es algo habitual desde hace tiempo. Por lo que parece, él es gay, pero no es algo que Burns aclare, al menos de forma explícita.

Rialto es una producción de Irlanda y Gran Bretaña, a través de Cowtown Pictures y The Bureau. The Bureau Sales gestiona los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.