email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Fuera de competición

Crítica: The Burnt Orange Heresy

por 

- VENECIA 2019: Giuseppe Capotondi juega con un pequeño y retorcido misterio que no es suficiente para llenar una película de 98 minutos

Crítica: The Burnt Orange Heresy
Claes Bang y Elizabeth Debicki en The Burnt Orange Heresy

Primero lo primero: Claes Bang intenta convertirse en un líder a nivel internacional, como no podía ser de otra manera. “Es increíble que nunca haya tenido un papel principal”, dijo Ruben Östlund sobre el desaprovechado actor danés, que ha trabajado principalmente en papeles secundarios para la televisión (como, por ejemplo, Claudio, en El puente). Cuando Östlund le dio el papel principal de Christian, el gerente de un museo en The Square [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ruben Östlund
ficha del filme
]
, ganadora de la Palma de Oro, su vida cambió. Ahora tiene otro papel protagonista, otra vez como experto en arte, en la adaptación de Giuseppe Capotondi de la novela policíaca de Charles Willeford, The Burnt Orange Heresy [+lee también:
tráiler
entrevista: Giuseppe Capotondi
ficha del filme
]
, que cerró la presente edición del Festival Internacional de Cine de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Además, Bang comparte protagonismo con Donald Sutherland y Mick Jagger. Interpreta a James Figueras, un reconocido crítico de arte puertorriqueño (según el libro) que quiere hacer algo más que dar clase a turistas estadounidenses poco interesados en excursiones culturales durante sus vacaciones por Europa. Sin embargo, se acelera al diseccionar un cuadro torpe de un celebrado artista noruego que sobrevivió al Holocausto y juró no volver a tocar un pincel. “¿Quién quiere una copia?” pregunta, con las manos en alto. Después confiesa haber mentido, ya que el garabato es suyo. Parece que sí hay una persona interesada: una rubia joven y moderna, procedente de Duluth y que parece sacada de una película de Hitchcock… A continuación, vemos a nuestro hispano-escandinavo Grant y a la Grace Kelly australiana de Minnesota (Elizabeth Debicki, de El Gran Gatsby) alojados en el apartamento de él en Milán. Poco después, ambos se dirigen al Lago de Como. Entra Jagger.

Mick interpreta a Cassidy, un coleccionista de arte tan rico como cualquier estrella del rock de los años 60, que tiene un as bajo la manga: el más legendario de los artistas recluidos, Jerome Debney (Sutherland), reside en la casa de la piscina de su mansión. ¿A Figueras le gustaría entrevistar al genio que nunca ha concedido una entrevista? Afirmativo. Después empieza la caza: Figueras tendrá que encontrar y robar una obra de arte de Debney, cuyo paradero se desconoce desde hace cinco décadas. Por supuesto, habrá consecuencias. Al final de un día de robo, falsificación y muerte, nuestro crítico de arte que deseaba algo mejor tendría que haberse preguntado si debería tener cuidado con lo que desea.

The Burnt Orange Heresy hubiese funcionado mejor como un pequeño y retorcido cortometraje de misterio, ya que su argumento no llena sus 98 minutos de duración. En algunas partes es notable la ausencia de Jagger y Sutherland, cuya disponibilidad para grabar debe haber sido limitada (no comparten escenas). La película es, principalmente, un escaparate para Bang, que podría convertirse en el Pierce Brosnan continental. Y como tal, esperamos que reciba propuestas interesantes tanto en su país como en el extranjero. Von Trier, ¿quizás?

The Burnt Orange Heresy ha sido producida por las compañías estadounidenses MJZ, Rumble Films y Wonderful Films, y la italiana Indiana Production. HanWay y UTA/CAA (Estados Unidos) gestionan las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.