email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Fuera de competición

Crítica: Citizen K

por 

- VENECIA 2019: Alex Gibney cuenta la historia del oligarca que se convirtió en un rebelde después de haber sido encarcelado por Putin

Crítica: Citizen K

La "K" de Citizen K [+lee también:
tráiler
entrevista: Alex Gibney
ficha del filme
]
, una película de Alex Gibney, significa Khodorkovsky, de Mikhail Khodorkovsky. Este documental, proyectado fuera de competición en el Festival de Cine de Venecia, te deja con la clara impresión de que el multimillonario se imagina a sí mismo como un pez gordo. Tras la caída de la Unión Soviética, Khodorkovsky se convirtió en el hombre más rico de Rusia. Formaba parte de los llamados oligarcas, que despojaron al gobierno de sus bienes. Esto lo lograron gracias a unos tratos secretos con sus amigos en los que compraban industrias previamente nacionalizadas a precios muy bajos, de esta forma se enriquecieron a costa del sufrimiento de muchos. Es el tipo de persona que no tuvo reparos en decirles a los entrevistadores que su principal motivación era la codicia. Es difícil respaldar a este hombre, incluso después de que haya pasado una década en la cárcel por ser un mandamás del presidente Putin. Afortunadamente, este documental no quiere que lo hagamos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Gibney es uno de los documentalistas más preeminentes de Estados Unidos. Entre su currículum encontramos la película ganadora de un Óscar Taxi al lado oscuro, la ganadora de un Emmy Going Clear: Scientology and the Prison of Belief, y la nominada al Óscar Enron: Los tipos que estafaron a América. Es un director que también ha tenido sus errores. Después de haber confiado en el deshonrado ciclista Lance Armstrong sobre si tomó drogas para mejorar su rendimiento, Gibney ahora es más cauteloso. De hecho, muestra cierto escepticismo hacia Khodorkovsky. Esta película también evita fingir que tiene todas las respuestas. Lo que hace que Citizen K sea tan buena es que Gibney siempre duda de lo que le dicen.

Un mejor título para la película podría haber sido Citizen K versus President P, ya que Gibney ha hecho una película de Putin sin querer. Este documental parece hablar de Vladimir Vladimirovich Putin el mismo tiempo que habla de Khodorkovsky. Es casi un retrato más fascinante del primero que del segundo.

En la primera mitad, Gibney incluso argumenta que Putin no es del todo malo. Esa es una posición bastante radical para adoptar en un mundo donde se dice que Rusia pirateó las elecciones estadounidenses y ayudó a que Trump saliera elegido. Gibney muestra cómo el presidente ruso post-soviético Boris Yeltsin permitió que el capitalismo del salvaje oeste floreciera en Rusia. En ese momento, el estado estaba siendo apoyado por hombres ricos con métodos atroces. Putin logró pasar desapercibido hasta el poder, y nadie se preocupó por él, porque parecía ser alguien que se deja manejar. Pero Putin tenía algunos ases bajo la manga y sorprendió a todos, estableciendo su base de poder al culpar de los problemas económicos de Rusia a los oligarcas. Putin dijo que los aplastaría, y así fue como Khodorkovsky terminó en la cárcel.

El presidente Putin ascendía firmemente. Pero todo gran poder conlleva un culto a la personalidad. Ahora Khodorkovsky acusaba a Putin de abusar de su posición, riqueza y poder. El presidente podría hacer lo que quisiera. Con los papeles cambiados, Gibney trata de hacernos simpatizar con Khodorkovsky. Sin embargo, es difícil ponerse del lado de alguien que, después de salir de la cárcel, encuentra misteriosamente 800 millones de dólares detrás del sofá. Khodorkovsky se exilió en el Reino Unido. Es aquí donde Gibney pasa tiempo con él, tratando de descubrir qué piensa. Es desordenado, pero porque la vida es desordenada. Cuando termina la película, no hay héroes y villanos, solo un montón de hombres malos.

Citizen K está producida por Passion Pictures (Reino Unido), Jigsaw Productions (Estados Unidos) y Storyteller Productions (Reino Unido).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Alessandro Romano Sáez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy