email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS

Crítica: The Mustang

por 

- Laure de Clermont-Tonnerre presenta un primer largometraje convincente, grabado en Estados Unidos, sobre la redención de un detenido gracias a la doma de un caballo salvaje

Crítica: The Mustang
Matthias Schoenaerts en The Mustang

“Respeta su espacio y él respetará el tuyo”. Al igual que los dos protagonistas de su primer largometraje, The Mustang [+lee también:
tráiler
entrevista: Laure de Clermont-Tonnerre
ficha del filme
]
, estrenado fuera de competición en el Festival de Sundance y en los cines franceses el 19 de junio a través de Ad Vitam, Laure de Clermont-Tonnerre ha encontrado el equilibrio en una empresa que muy pocos cineastas franceses han perseguido: grabar en Estados Unidos y enfrentarse a dos géneros emblemáticos del oeste del país como son el drama carcelario y la incursión en el ambiente de los cow-boys, ya que la película se centra en la doma de mustangs salvajes. Una atmósfera viril donde la directora imprime un estilo eficaz y respetuoso de los códigos inyectando una discreta sensibilidad personal a un argumento rugoso que aborda temas como el cautiverio, el salvajismo y el control sobre uno mismo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“No me llevo bien con la gente, devuélveme al agujero”. Para Roman Coleman (el belga Matthias Schoenaerts, perfecto en este papel físico y explosivamente introvertido), que acaba de ser transferido a una nueva prisión y que todavía se encuentra en aislamiento, la entrevista de preclasificación (un cuestionario de respuesta múltiple sobre las diferentes reacciones posibles cuando uno sorprende a su esposa en la cama con otro) es un verdadero suplicio. Nuestro prisionero, mudo y tenso (cuyo delito desconocemos durante gran parte de la película), sólo recibe la visita de su hija, cuyo único objetivo es hacerle firmar una solicitud de emancipación para poder vender la casa familiar y mudarse lejos. Integra el ala D, sección 3, de un establecimiento carcelario bastante peculiar puesto que cuenta con un programa de doma de mustangs salvajes que posteriormente serán vendidos en una subasta.

Roman, que carece de experiencia en la materia y está aterrorizado ante la potencia y la furia del animal (“Es peligroso y loco”) con el que será propulsado hacia un corral por Myles (Bruce Dern), el domador jefe (“Si consigues aguantar cinco segundos, entras en el programa”), se iniciará progresivamente en las sutilezas de la relación con el caballo (“Hacerlo avanzar, detenerse a mitad de camino, no mirarlo a los ojos”, “Tienes que relajarte para conectar con él”, “Para dominar un caballo, primero hay que dominarse”, “Tienes que ser paciente si quieres conseguir tocarlo”, “Todo es cuestión de equilibrio y concentración”). Se establece un vínculo entre el dolor y la delicadeza, la violencia y la ternura, que transforma a Roman en su percepción y aceptación del otro y de sí mismo. Pero en una prisión ningún derecho se da por adquirido y menos cuando el instinto salvaje no puede frenarse, cuando en una fracción de segundo puede tambalearse todo…

The Mustang, muy realista, sobre todo en las impresionantes escenas de doma, mezcla una sutil simplicidad narrativa (el guión fue escrito por la directora, Mona Fastvold y Norman Brock, en colaboración con Benjamin Charbit) con una gran sensibilidad emocional que debe mucho a la interpretación de Matthias Schoenaerts. La película, que explora a través de la acción el apasionante tema de la gestión de la cólera, también se permite el lujo de ofrecer impresionantes secuencias de los suntuosos y vastos paisajes áridos de Nevada. Estas cualidades hacen de este primer largometraje uno de los debuts más sólidos y de Laure de Clermont-Tonnerre una cineasta prometedora cuya carrera, entre Estados Unidos y Francia, será interesante seguir de cerca.

The Mustang, producida por la empresa parisina Légende, ha sido coproducida por France 3 Cinéma, Mact Productions y C2M Productions, las compañías belgas Nexus Factory y Umedia, y la británica Anima Films. Focus Features gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.