email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BIOGRAFILM 2019

Crítica: Kemp. My Best Dance Is Yet To Come

por 

- El actor y director Edoardo Gabriellini firma un gran documental, que compite en el Festival Biografilm de Bolonia, donde el icono de la danza contemporánea Lindsay Kemp cuenta su historia poco antes de morir

Crítica: Kemp. My Best Dance Is Yet To Come

“Los bailarines no se retiran. Los bailarines mueren”. Son palabras de Lindsay Kemp. En efecto, a los 80 años, el famoso e indomable bailarín, mimo, coreógrafo e icono de la danza contemporánea que sirvió de inspiración a varios artistas (David Bowie, principalmente) se preparaba para su nuevo show, “Drácula”, cuando, después de un largo día de ensayos, salió del escenario para siempre. En ese momento, verano de 2018, el actor y el director Edoardo Gabbriellini (que debutó como actor en Los años dorados, de Paolo Virzì, y formó parte del reparto de Yo soy el amor [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Luca Guadagnino - director
ficha del filme
]
, de Luca Guadagnino, entre otros trabajos, antes de ponerse detrás de la cámara para dirigir dos películas de ficción) estaban grabando un documental sobre Lindsay Kemp, que se había mudado, hacía un tiempo, a Livorno, la ciudad natal del director situada en la Toscana. El resultado es Kemp. My Best Dance Is Yet To Come [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, una maravillosa conversación con el carismático bailarín, acompañada de material de archivo, que fue estrenada en competición en la 15ª edición del Festival Biografilm de Bolonia (del 7 al 17 de junio).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Es un trabajo minimalista y sucinto (apenas 63 minutos de duración) centrado en el extraordinario arte y personalidad de Kemp. Gabriellini opta por dejar hablar al gran coreógrafo —casi siempre en su casa de Livorno, llena de flores y de papel pintado de estilo Victoriano, mientras cambia de habitación de vez en cuando— creando una especie de conversación entre Kemp y su yo más joven, al que vemos en viejas grabaciones que el director ha extraído de los archivos de la BBC, y de las televisiones suiza y australiana. Hijo de un marinero, de quien heredó el movimiento del mar —supone el propio Kemp—, mientras que a su madre, descrita como “el alma de la fiesta”, podría agradecerle su afición al alcohol y a las drogas alucinógenas (“El LSD me ayudó a encontrarme a mí mismo”). Se asigna la misión de sorprender y estimular al público (en su opinión, tienes que alejarte de una interpretación teatral sintiendo que has cambiado. De lo contrario, es aburrido) y habla de sí mismo como si fuese una especie de poeta-payaso —capaz de alcanzar grandes alturas pero también de volver a tierra y darse un golpe en el trasero— en una dialéctica que oscila entre altos y bajos, y donde lo único importante es “situar al espectador bajo [su] hechizo”, hasta en un club de striptease.

Es imposible no ser hechizado por el carisma y la creatividad ilimitada de este visionario, por su forma de hablar y por sus gestos, como cuando lo escuchamos hablar de una escena de su espectáculo Drácula —que debía empezar poco después de la grabación de este documental— y sentimos que estamos allí, viéndolo en directo. Gabriellini pudo haber hecho un documental más tradicional sobre la vida de Kemp, entrevistando a los artistas que se inspiraron en él (Peter Gabriel, Kate Bush…). Sin embargo, ha decidido centrarse en el hombre que es en la actualidad, y ha acertado en la elección, ya que transmite la esencia de un artista de genio inagotable, discípulo de Marcel Marceau —que “le dio sus manos”—, que mostró a David Bowie “cómo ser maravilloso tanto visual como musicalmente”. Pero, sobre todo, una estrella que, a los 80 años, todavía cree que —y lo dice con esa pícara sonrisa de los que han pasado casi toda su vida en el escenario— “lo mejor está por llegar”.

Kemp. My Best Dance Is Yet To Come, producida por Ilaria Malagutti y Edoardo Gabbriellini para Mammut Film, se proyectará en los próximos días en el Asolo Art Film Festival, antes de iniciar su recorrido por festivales internacionales. Se emitirá en Sky Arte el 24 de agosto, aniversario de la muerte de Kemp.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.