email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Competición

Crítica: Retrato de una mujer en llamas

por 

- CANNES 2019: Céline Sciamma firma una magnífica cinta de época sobre la pasión amorosa, el arte y el destino de las mujeres, con unas excepcionales Noémie Merlant y Adèle Haenel

Crítica: Retrato de una mujer en llamas
Adèle Haenel y Noémie Merlant en Retrato de una mujer en llamas

"Fugere non possum", cantan a coro en una playa varias mujeres en una escena de Retrato de una mujer en llamas [+lee también:
tráiler
entrevista: Céline Sciamma
ficha del filme
]
, el excelente nuevo film de Céline Sciamma, una primera y muy lograda incursión en el film de época (tras los tres largos super-contemporáneos Lirios de agua [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, Tomboy [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Céline Sciamma
ficha del filme
]
y Bande de filles [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Céline Sciamma
entrevista: Céline Sciamma
ficha del filme
]
) que ha valido a la cineasta francesa su primera inclusión en la competición del  Festival de Cannes. Y en efecto, parece que ninguna mujer puede escapar a su destino, ni tampoco al aislamiento de la isla bretona en la que se desarrolla trama, los límites de las posiciones sociales en 1770 y los sentimientos efervescentes bajo la superficie moderada del siglo XVIII. Desde el principio, la realizadora da varias claves narrativas en todos estos terrenos ("primero los contornos, luego la silueta; no vayáis muy rápido, tomaos el tiempo de observar") a través de un prólogo maravillosamente estructurado en el que  Marianne (Noémie Merlant) imparte una clase de pintua, sirviendo también de modelo, a varias chicas que descubren, al otro lado de la ala, un cuadro que la profesora reconoce haber pintado "hace mucho tiempo", titulado Portrait de la jeune fille en feu. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El relato salta inmediatamente a un flashback en el que vemos una barca en medio de un mar agitado, y a partir de ahí cuenta la llegada muy física de Marianne a una isla donde tenía el compromiso de pintar un retrato de Héloïse (Adèle Haenel), la joven de la casa (con Valeria Golino en el papel de su madre), que se enviará a un posible pretendiente que vive en Milán. Progresivamente, en un gran edificio desierto que se recorre con la vela en la mano y en el que hay una chimenea encendida en cada salón, Marianne irá aprendiendo varios secretos al interrogar a la joven sirvienta de la casa (Luàna Bajrami). Por un lado, la hermana de Héloïse murió recientemente, por una caída de lo alto de un acantilado que parece un suicidio; esto provocó la salida de Héloïse del convento. Por otro, esta última se opone a la idea del matrimonio con el milanés, y ya  ha espantado a otro pintor. Como no quiere posar, Marianne debe hacerse pasar por una dama de compañía y realizar el cuadro a escondidas, observando a su modelo sin que esta se dé cuenta. Pero las dos jóvenes aprenden a conocerse y apreciarse hasta el punto que empiezan a surgir sentimientos pasionales, reprimidos por las convenciones...

Construida sobre un gran dominio de la dinámica observación-reacción y sobre una alternancia de escenas de interiores milimetrados y los exteriores majestuosos de la playa y el acantilado, la cinta traza sutilmente y a su ritmo la trayectoria de la aparición del deseo y el temor que suscita (en una atmósfera de agitación subterránea) hasta su aceptación (de una bella sensualidad, relativamente pudorosa), brindando a las dos protagonistas papeles extraordinarios. Pero Portrait de la jeune fille en feu es también el espejo de las dificultades de la condición femenina (el matrimonio, el aborto, la mujer artista que se ve obligada a exponer bajo el nombre de su padre, etc.) que por supuesto resuena con otras obras contemporáneas. Acercándose al estilo pulido de Jane Campion con un trabajo formidable de puesta en escena y una genial Claire Mathon a la dirección de fotografía, el film alcanza su plenitud en la parte final, afirmándose como una obra de madurez para la talentosa Céline Sciamma.

Producida por Lilies Films y coproducida por Arte France Cinéma y Hold Up Films, Retrato de una mujer en llamas es vendida internacionalmente por mk2 Films.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.