email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Competición

Crítica: Little Joe

por 

- CANNES 2019: La austríaca Jessica Hausner firma un film psicoanalítico y social marcadamente intelectual, flirteando con el género del terror científico a través del tema de las mutaciones genéticas

Crítica: Little Joe
Emily Beecham en Little Joe

“¿Quién puede demostrar la autenticidad de los sentimientos humanos?”. Esta inmensa cuestión, así como muchas otras, aborda la cineasta austríaca Jessica Hausner en un film de género que es además su primer largo en lengua inglesa, Little Joe [+lee también:
tráiler
entrevista: Jessica Hausner
ficha del filme
]
, presentado en competición en el 72º Festival de Cannes. Evidentemente, nadie esperaba que la realizadora de las sofisticadas Lovely Rita [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Hotel [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Lourdes [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jessica Hausner
ficha del filme
]
y Amour Fou [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
se lanzara a hacer una cinta de terror científico desbordante, y si bien ha elegido un terreno muy fértil en progresos técnicos e inquietudes más o menos racionales (o irracionales, según la perspectiva) como es el de las manipulaciones genéticas, lo que realmente pasa por el microscopio son las relaciones humanas y lo que tienen de desconocido, en una serie de variaciones en torno a la cuestión de la percepción.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Alice (Emily Beecham) es una fitogenetista que trabaja en el laboratorio de biotecnología Planthouse, donde ha creado una flor roja muy particular: si se riega con regularidad, se protege del frío y el calor, se le dan caricias y se le habla, suelta un perfume que provoca felicidad, un fenómeno provocado por una hormona de la maternidad que promete buenas perspectivas de mercado, una vez se hayan realizado las pruebas de alérgenos. Pero varios incidentes plantan una duda inquietante en la científica, sobre todo porque ha dado a su propio hijo adolescente, Joe (Kit Connor), con el que vive sin nadie más, un ejemplar de la flor, a la que ha llamado Little Joe. Adicta al trabajo con sentimientos de culpabilidad por no estar lo bastante presente en la vida de su hijo, con miedo de perderle pero con un deseo inconsciente de que desaparezca de su vida, Alice es también una mujer acorralada e incómoda por los avances de su compañero de trabajo, Chris (Ben Whishaw). Y cuando el comportamiento de Joe comienza a cambiar y este se distancia de su madre, ella se toma en serio la posibilidad de que Little Joe haya mutado, creando un virus patógeno que contamina a los humanos, cuya capacidad de empatía solo se ejercería a favor de la flor y su supervivencia (pues ha sido creada para ser infértil).

Jugando con los mecanismos del cine de terror en la línea de Frankenstein, en una atmósfera estilizada a la perfección (especialmente, el gran laboratorio/plantación transparente y de máxima seguridad donde decenas de Little Joe abren sus corolas rojas, rodeados por científicos con batas, guantes verdes y máscaras antipolen), Jessica Hausner trabaja metódicamente la cuestión de la naturaleza de los sentimientos y la subjetividad total de la comprensión (o incomprensión) del entorno y los seres. ¿Quién puede discernir realmente lo verdadero y lo falso, tanto en el terreno científico más avanzado como en la relación entre una madre y su hijo? Fundada sobre un sustrato psicoanalítico subterráneo, la cinta se revela como una obra muy sutil, con una puesta en escena sublime, pero que establece una distancia tan grande y fría que solo podemos admirarla de lejos.

Producida por la compañía austríaca Coop99 Filmproduktion junto con la británica The Bureau y la alemana Essential Filmproduktion, Little Joe es vendida internacionalmente por Coproduction Office.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.