email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Semana de la Crítica

Crítica: J'ai perdu mon corps

por 

- CANNES 2019: El director francés Jérémy Clapin ha presentado con gran éxito su primer largometraje, una joya narrativa de animación, emocionante, original y de calidad

Crítica: J'ai perdu mon corps

Contar la historia de una mano cortada que intenta encontrar el cuerpo al que pertenece no es nada fácil, la única forma de conseguirlo era sin duda a través de una película de animación. Es impresionante la facilidad con la que Jérémy Clapin ha conseguido crear esta obra emocionante, cautivadora, apasionante, exquisita en su forma y accesible prácticamente para todos los públicos. J'ai perdu mon corps [+lee también:
tráiler
entrevista: Jérémy Clapin
ficha del filme
]
se presenta en la 58ª Semana de la Crítica del 72º Festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película empieza a 200 por hora: un cuerpo tirado en el suelo seguido de, un recuerdo (en blanco y negro, como tantos otros a lo largo de la historia), en el que un padre enseña a su hijo cómo atrapar moscas con la mano. Inmediatamente después, otro recuerdo: una mano cercenada se libera del embalaje de plástico que la mantenía presa, sale del frigorífico y huye a través de una ventana entreabierta, trepando por un esqueleto y escapando de una persona alertada por el ruido. Comienza así un frenético y acrobático viaje por París, una cadena de infortunios trepidante y divertida, batallas contra palomas y ratas, una peligrosa caída, escapar de un camión de la basura y de las fauces de un perro, caer a las vías del metro o hacer parapente con un paraguas. Todo con un único objetivo: llegar hasta una altísima grúa.

La trama cuenta paralelamente la historia del joven Naoufel, huérfano tras la trágica muerte de sus padres en un accidente de tráfico. Desde entonces lleva una vida sombría, vive en casa de un pariente lejano y trabaja como repartidor de pizzas, lo que le llevará a conocer (a través del telefonillo) a Gabrielle, la bibliotecaria de la que se enamorará. Hará todo lo posible para acercarse a ella, incluso trabajará de aprendiz de carpintero para su tío. ¿Será capaz de engañar al destino y tomar las riendas de su futuro?

Premiado internacionalmente más de 90 veces por sus cortos, como Skhizein, Jérémy Clapin demuestra una vez más un gran talento con su primer largometraje. Mezclando métodos de animación 3D y dibujos en 2D con la tableta gráfica, consigue que la imagen tenga una fluidez impresionante. El director ha contado con la colaboración de Guillaume Laurant como coguionista, ya que la historia se basa en su novela, Happy Hand. Jérémy Clapin ha sabido unir perfectamente el ritmo y la sensibilidad de la trama, con un ingenio sin límites y gran dominio de la técnica 3D, jugando con la materia y el tiempo; y utilizando arriesgados encuadres, con delicadeza y gran atención a los detalles, como las grabaciones de la infancia de Naoufel. Todo bajo un estilo que une el comic, el cine fantástico y el realismo romántico. Esta historia híbrida evoca también la novela El mundo según Garp de John Irving y la película El bueno, el feo y el malo de Sergio Leone. J’ai perdu mon corps se pone a la altura de los mejores largometrajes de ficción y parece uno de los grandes candidatos a la Cámara de Oro del Festival de Cannes.

J’ai perdu mon corps ha sido producida por Xilam Animation con la colaboración de Auvergne-Rhône-Alpes Cinéma. Charades se encarga de la distribución internacional.

(Traducción del francés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.