email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VISIONS DU RÉEL 2019

Crítica: Madame

por 

- El director suizo Stéphane Riethauser presenta un documental conmovedor que da voz a lo no dicho

Crítica: Madame

Dos años después de presentar Garden of Stars junto al artista Pasquale Plastino, el director suizo Stéphane Riethauser vuelve a Visions du réel con su primer largo, Madame [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, un retrato extremadamente honesto y directo sobre un aspecto de su pasado que necesita reconstruir, proyectado en la sección competitiva de la muestra, Burning Lights.

"Madame", título de la película, pero ante todo, protagonista indiscutible del documental, se refiere a Caroline, la abuela (y musa) del realizador, una anciana que está lejos de resignarse; una persona aparentemente controlada y burguesa que alberga una sorprendente fortaleza de carácter.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Madame retrata la relación estrecha y a veces difícil entre el director y su abuela, un indiscutible modelo de valentía y decisión. El diálogo directo y totalmente sincero que se establece entre estos dos seres, que oscilan entre la hipersensibilidad y el autocontrol, se explora a través de un extenso archivo familiar: grabaciones cortas filmadas en super 8 (grabadas por el padre del director, pero también por él mismo, cuando era solo un niño), metraje de Riethauser haciendo preguntas a su abuela ("Madame") e imágenes y fotos de la familia... En lo que se refiere a testimonios visuales del pasado del director, no hay falta de material.

Pero a pesar de todos estos rastros diversos, Riethauser parece querer usar esta película para dar sentido a un aspecto particular de su pasado que no siempre es lineal o glorioso. Su actual estatus como director y portavoz de la causa LGTB surge del sufrimiento que tuvo que soportar en el pasado, pues durante mucho tiempo, se sintió obligado a ajustarse a una versión patriarcal y burguesa de la sociedad, dominada por los machos alfa. No importa lo que uno sea; lo más importante es "aparentar" que uno se ajusta física y mentalmente a una versión estandarizada de la "masculinidad" que es a un tiempo burda y ridícula. Los hombres, según los describe el padre del realizador, deben "tener cojones", ser valientes, luchar por su familia y su país. Como dijo la filósofa estadounidense Judith Butler, "Los roles masculinos y femeninos no están fijados biológicamente, sino que se construyen de forma social". 

A través de esta cinta, Riethauser no solo pinta un cuadro del fuerte lazo que tenía con su abuela; sobre todo, explora la sociedad patriarcal y burguesa en la que los géneros deben interpretarse y representarse como si uno estuviera sobre un escenario. El joven Stéphane acabó por crear un álter ego llamado "Riton", una fachada de pura arrogancia y machismo detrás de la que esconderse y autodestruirse. A través de estas dinámicas, los clichés que rodean el género se revelan en toda su grotesca gloria. El director dialoga con el carácter rico, grandioso y complicado de su abuela, pero también da voz a su diálogo interno, buscando huellas del "yo" que se esconde detrás de la máscara que lleva como resultado de un pasado dominado por la respetabilidad burguesa. 

El análisis de Riethauser de su pasado y su familia es alarmantemente sincero, y viene con una dosis catártica de buen humor. A veces, Madame recuerda el espíritu despreocupado y adolescente de películas como El club de los cinco, pero también la introspección subversiva que podemos relacionar más fácilmente con Larry Sultan. La fuerza de este documental reside precisamente en el equilibrio precario entre la intimidad y la minuciosidad, entre el humor y la tragedia, que es inherente a una realidad basada por completo en las apariencias. 

Como dice el director al principio del film, el medio del cine le permite expresar todas esas cosas que no pudo decir sobre el amor y el sexo durante la infancia y la adolescencia. Es la mejor herramienta para dirigir una mirada desapasionada e irónica a cómo solían ser las cosas, y por este motivo, podría dar una voz liberada y siempre esperada a un pasado que hasta ahora ha estado dominado por "lo no dicho".

Madame es una producción de Lambda Prod (que también detenta los derechos internacionales de la película), RTS y SRG SSR.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.