email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Baby Jane

por 

- El melodrama lésbico de Katja Gauriloff se basa en una exitosa novela pero falla en su adaptación

Crítica: Baby Jane
Maria Ylipää y Roosa Söderholm en Baby Jane

El primer largometraje de ficción de Katja Gauriloff, Baby Jane [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenado hoy en su Finlandia natal, se basa en la novela de Sofi Oksanen, una escritora premiada cuya novela Purga, también fue adaptada al cine en 2012 (Purge [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Antti Jokinen). La narrativa de Baby Jane se vuelve casi insustancial en la gran pantalla: la inocente Jonna (Roosa Söderholm), con ojos de cierva y labios carnosos, cambia su pequeño pueblo por Helsinki para entrar de inmediato en la comunidad LGBTQ (que por alguna razón toca la guitarra en las calles) y conocer a la fuerte Piki (Maria Ylipää). Pero el dulce inicio de la película pronto se convierte en una fiesta temática de Tim Burton donde predomina el sexo telefónico, una combinación que recuerda a la famosa escena de Maude Lebowski en un vídeo porno, Logjammin’, sobre las dificultades de arreglar un cable: “La historia es absurda”.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La novela se publicó en 2005 y uno no puede evitar preguntarse si es por eso que la película resulta tan anticuada (tanto en la forma en que está grabada como en su retrato de una comunidad que, seamos sinceros, ha visto trabajos mucho más complejos e interesantes sobre sus luchas). En un momento en que el concepto de “mirada femenina” aparece (de forma constante) en los estrenos de cine, la excesiva atención que recibe el trasero vestido de lencería de la protagonista podría causar serios problemas a un director hombre, mientras que las escenas de sexo parecen haber sido grabadas en el último minuto para llamar la atención de los menores de 12 años.

Pero lo más irritante es la ausencia de química entre las dos protagonistas en una película que se basa en su relación amorosa. Aunque se supone que ambas son completamente diferentes desde el principio —Jonna adquiere poder a medida que descubre los problemas mentales de su amada— la relación tormentosa no es creíble y ni las ex novias malvadas ni el bondage ocasional pueden cambiar eso (algo que los creadores de la trilogía de Cincuenta sombras ya tenían muy claro a estas alturas). Se trata de una desagradable sorpresa, ya que Katja Gauriloff se ha labrado un nombre como directora de documentales gracias a su último trabajo, el excelente Kaisa’s Enchanted Forest, un testamento de sus habilidades como directora y de su compasión. Y aunque en esta película también intenta recurrir a su compasión, es difícil detectar y comprender de dónde podría salir.

Baby Jane ha sido producida por Berghäll y Satu Majava de Oktober. La película será distribuida en Finlandia por Future Film. La película ha sido financiada por Finnish Film Foundation.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.