email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Panorama

Crítica: The Miracle of the Sargasso Sea

por 

- BERLÍN 2019: La esperada nueva película de Syllas Tzoumerkas, que explora temas de identidad, pertenencia, familia y oportunidades perdidas, ha llegado a la sección Panorama de la Berlinale

Crítica: The Miracle of the Sargasso Sea
Angeliki Papoulia y Michalis Kimonas en The Miracle of the Sargasso Sea

La esperada nueva película del cineasta griego Syllas Tzoumerkas (Homeland [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, A Blast [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Syllas Tzoumerkas
ficha del filme
]
), The Miracle of the Sargasso Sea [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, ha llegado a la sección Panorama de la 69ª edición de la Berlinale. El argumento gira en torno a dos mujeres y explora temas de identidad, pertenencia, familia y oportunidades perdidas, además de reflexionar sobre diversos temas sociales, históricos y políticos. La película tiene muchos puntos a su favor y secuencias realmente impresionantes, pero al final no logra cerrar del todo su ambiciosa historia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En el prólogo en clave de thriller, ambientado en 2008, conocemos a Elisabeth (Angeliki Papoulia), una reputada detective que, tras negarse a falsificar pruebas en el caso de un presunto grupo terrorista contra el que la policía no consigue encontrar suficientes pruebas, acaba siendo destinada al pueblecito costero de Mesolongi como jefa del cuerpo de policía. Al cabo de diez años, la vemos despertarse con resaca al lado de su amante, Vassilis (Argyris Xafis). Tiene un hijo adolescente y ha desarrollado una adicción al alcohol bastante fuerte.

En el mismo Mesolongi conocemos a la otra heroína de la historia, Rita (actriz y coguionista Youla Boudali), una mujer que ha abandonado toda esperanza y a la que le queda poca dignidad, que trabaja en una piscifactoría de anguilas. Manolis (Christos Passalis), su excéntrico hermano, que está hasta arriba de cocaína, es un cantante fracasado que suele cantar en el bar del pueblo. El primer encuentro que presenciamos entre ellos ya sugiere cierta dominación y sumisión, con un posible trasfondo incestuoso.

Al parecer, este pequeño pueblo está lleno de personajes pintorescos. Cuando Elisabeth lleva a su hijo a una cena en casa de un amigo, descubrimos que Vassilis está casado y que su mujer sabe que tiene una amante. Por si fuera poco, el fiscal de distrito Andreas (Laertis Malkotsis) llega a la cena acompañado de su hermano mudo Michalis (Thanasis Dovris), que lleva siete meses sin darse un baño, para gran sorpresa del hijo de Elisabeth.

Una noche, Manolis ofrece un espectáculo especialmente descontrolado en el bar, e invita a Rita al escenario para que cante con él, pero esta se siente humillada y sube entre lágrimas. Para rematarlo, Manolis insulta a unos albaneses de la zona. A la mañana siguiente, lo encuentran en la playa colgado de una palmera después de una noche de excesos, alcohol y drogas, y Elisabeth, que cada vez está más angustiada e inestable, inicia una investigación.

La nueva película de Tzoumerkas tiene muchos aspectos dignos de admiración. Algunas de las primeras y de las últimas escenas son de una calidad épica gracias a la fotografía de Petrus Sjövik y a la música de Jean-Paul Wall, así como el sucio paisaje ateniense y la belleza decadente del pueblo costero. Las escenas de los sueños de Elisabeth se solapan y entremezclan con las de Rita, que, a través de imaginería bíblica y un estilo visual único, trascienden los temas principales de la película y la envuelven de cierto misticismo. La entregada actuación de algunos de los actores, especialmente las de Papoulia y Boudali, la dotan de una poderosa gravedad dramática. No obstante, el reducido número de personajes y las numerosas tramas en las que se ramifica la línea argumental minan el desarrollo de la historia hasta el desenlace, que se muestra a través de un DVD que contiene algunos vídeos amateur sin demasiada sustancia, por lo que parece que la historia queda algo inacabada. La metáfora del mar de los Sargazos, adonde se dirigen las anguilas para reproducirse y morir, y la del éxodo de Mesolongi durante la guerra de independencia griega de principios del siglo XIX, habrían aportado un enfoque interesante si la película hubiera reflejado esta misma imagen desde un principio.

The Miracle of the Sargasso Sea es una coproducción de la griega Homemade Films, la alemana unafilm, la neerlandesa PRPL y la sueca Dragon Films. La empresa polaca New Europe Film Sales tiene los derechos internacionales.

(Traducción del inglés por Inés Seller)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.