email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2019 Competición World Cinema Documentary

Crítica: Gaza

por 

- Los irlandeses Andrew McConnell y Garry Keane documentan cuatro años de la vida cotidiana de los gazatíes

Crítica: Gaza

En liza en la Competición World Cinema Documentary del Festival de Sundance, programada este mes en el Festival Internacional de Cine de Dublín y dirigida por los irlandeses Andrew McConnell y Garry Keane, Gaza [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
se compone de entrevistas con habitantes de la franja de territorio de 40 km de largo y 11 de ancho junto al Mediterráneo. La decisión de solo entrevistar a gazatíes causará división entre el público, pero constata la poca frecuencia con la que oímos la historia de Gaza según la cuentan los ciudadanos corrientes. Estamos ante un documental de nuestra época que cuenta una historia diseñada para despertar una respuesta emocional en el público, y esto se consigue con creces.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Hay pocas zonas del mundo que susciten tanta tensión emocional como Gaza, donde se han sucedido tres guerras con Israel en la última década, tras la llegada al poder en 2007 del Movimiento de Resistencia Islámica, Hamás. Sus fronteras con los países vecinos, Israel y Egipto, están cerradas, limitando el libre movimiento de personas y mercancías tanto hacia dentro como hacia fuera del territorio. El antiguo primer ministro británico David Cameron dijo en la Cámara de los Comunes en junio de 2010: "Todo el mundo sabe que no vamos a solucionar el problema del proceso de paz de Oriente Medio mientras exista de facto una gran prisión abierta en Gaza". Las Naciones Unidas han dicho que, en 2020, Gaza será inhabitable. 

Pero ¿qué sabemos sobre los dos millones de personas que llaman hogar a la Franja de Gaza? Siempre se habla de ellos como un conjunto monolítico, y no como individuos, una situación que McConnell y Keane tratan de enmendar en Gaza. McConnell es un fotógrafo multipremiado que fue a Gaza por primera vez en 2011 para fotografiar a surfistas. Conoció a Keane en 2012 mientras trabajaba en otro proyecto; pronto, los dos hombres, que proceden de ambos lados de la frontera irlandesa, decidieron colaborar en una película sobre Gaza.

Comenzaron a filmar justo al principio de la guerra de 50 días de 2014, y terminaron en 2018, cuando la Gran Marcha del Retorno reivindicaba el derecho de los refugiados a regresar. Sin embargo, la construcción del documental no es cronológica; el film se divide en tres partes distintas. En la primera, conocemos a pescadores, sastres, gestores de proyecto y estudiantes que hacen todo lo que pueden por vivir una vida normal. En la segunda, los cineastas demuestran que resulta imposible vivir tal vida, por mucho que se esfuercen. Los sastres no pueden terminar su trabajo a tiempo porque la electricidad no para de cortarse, y los pescadores solo pueden echar sus cañas y redes en los 5 km de agua en los que les está permitido navegar sin que las lanchas cañoneras los devuelvan al territorio. La parte final del film muestra el inevitable ciclo de violencia, un hecho ineludible de sus vidas, en las que la muerte es una realidad cotidiana. Esta es una cinta cruda y emotiva que pide ser vista y no se arredra para lograr su objetivo. Hay tantas historias sesgadas que deshumanizan a las personas que viven en Gaza que estos cineastas irlandeses llegan a ser bastante radicales al plasmar la normalidad de sus actividades diarias. 

Gaza es una producción de Real Films y Filmoption International (Canadá) que fue coproducida por la compañía británica Fine Point Films, las alemanas Gebrueder Beetz Filmproduktion y ZDF, en asociación con Arte, Screen Ireland, la cadena sueca Sveriges Television (SVT) y la Danish Broadcasting Corporation.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.