email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Giornate degli Autori

Crítica: Joy

por 

- VENECIA 2018: El segundo film de Sudabeh Mortezai, premiado con la Europa Cinemas Label en las Giornate degli Autori, es una visión única y femenina de la trata de personas

Crítica: Joy

Joy [+lee también:
tráiler
entrevista: Sudabeh Mortezai
ficha del filme
]
, ganadora del premio Europa Cinemas Label a mejor película europea en las Giornate degli Autori del Festival de Venecia, es la historia, precisa y montada con inteligencia, de una chica nigeriana en Europa, desde el momento en que marcha de su aldea hasta sus años como prostituta en Austria. La película destaca particularmente por su énfasis en la mirada de las mujeres y el empoderamiento de sus personajes femeninos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Incluso en los momentos más brutales de la cinta, la directora Sudabeh Mortezai mantiene un enfoque centrado en las mujeres. La realizadora de origen alemán creció en Teherán y Viena, y su comprensión de la vida queda de manifiesto en este film, que pretende ser una celebración de la vida de Joy, a pesar de todos los obstáculos y penas. Este es su segundo largo tras su debut, Macondo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sudabeh Mortezai
ficha del filme
]
(2014), que estaba ambientado en la comunidad de refugiados chechenos y se hizo con el Premio de Cine de Viena en la Viennale. En esta ocasión, la directora ha elegido centrarse en las vidas de mujeres nigerianas que viven en Austria, pagando su deuda con la madame que las trajo desde su país hasta la tierra prometida que es Europa.

Gran parte de la fuerza de la película reside en el empoderamiento presente en la historia, pues Mortezai hace que las mujeres sean víctimas de las circunstancias, y no de la agresión. La primera escena muestra a una adolescente participando en una ceremonia antes de irse de África. El verdadero significado de esta escena solo se revelará mucho más tarde. Tras la escena inicial de créditos, nos trasladamos a Viena, donde Joy hace la calle. Es el principio de una increíble interpretación por parte de Joy Anwulkika Alphonsus que cuestionará las nociones de víctima y responsabilidad.

Mortezai da la vuelta a esta historia de trata de personas, y lo hace de un modo muy sencillo: mostrando que estas chicas saben que se van a dedicar a la prostitución. Lo ven como su única manera de entrar en Europa. La cuestión de quién es el culpable de todo ello se deja en la ambigüedad, y el viaje hasta Europa no forma parte de esta historia. Ciertamente, el montador Oliver Neumann hace un gran trabajo, asegurándose de que los saltos temporales incluyan suficiente información para que el espectador rellene las lagunas. Tras llegar a Europa, Precious (Precious Mariam Sanusi), la hermana de Joy, se ve forzada a aceptar que no podrán escapar de este grupo hasta saldar su deuda. La suya es de 60.000 €. La madame, interpretada por Angela Ekelemen Pius, emplea una mezcla de superstición, manipulación y extorsión para mantenerse en control. No incumple ninguna regla, pero claro, es ella misma quien las escribe. Vemos entonces cómo Joy se convierte ella misma en agresora cuando se la responsabiliza por su hermana; la cinta adquiere un nivel de profundidad adicional cuando Joy habla con un terapeuta austríaco, en escenas que revelan la naturaleza coercitiva de los estados europeos. Estamos ante un film poderoso.

La película es una producción de la compañía austríaca Freibeuter Film; las ventas internacionales están a cargo de Films Boutique.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy