email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VARSOVIA 2017 Competición

The Miner: una verdad bajo tierra

por 

- La cineasta eslovena Hanna Slak cuenta la historia real de un hombre que busca la verdad a pesar de todo

The Miner: una verdad bajo tierra

Uno de los temas que afrontan los países de la antigua Yugoslavia es la sensación permanente de crisis existencial debido a la larga e insufrible transición del socialismo al capitalismo. Otro es la obsesión con el pasado reciente y no tan reciente, incluyendo conflictos armados, crímenes de guerra, tragedias nacionales y mitos nacionalistas. Para Eslovenia, el país más desarrollado del grupo, hay otro tema clave: las dos generaciones de inmigrantes que viven en el país y que acudieron de las partes más meridionales de la antigua federación. Y The Miner [+lee también:
tráiler
entrevista: Hanna Slak
ficha del filme
]
, tercer largo escrito y dirigido por Hanna Slak, que se estrena internacionalmente en el Festival de Varsovia, aborda estos tres temas, pero no del modo que podría esperarse.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En primer lugar, la película se basa en hechos reales y en unas memorias tituladas Nobody, escritas por Mehmedalija Alić, un minero de Srebrenica que llegó a Eslovenia siendo adolescente, descubrió que había perdido a sus dos hermanos durante la sangrienta guerra de Bosnia y que encontró cadáveres de civiles asesinados al final de la Segunda Guerra Mundial en el pozo minero abandonado de Huda Jama, cerca de Laško. Posteriormente, el minero desveló lo que había encontrado. En sus entrevistas con los medios eslovenos cuando la película se estrenó en la muestra de cine nacional de Portorož, Slak, que ayudó a Alić a escribir el libro, insistió una y otra vez en que The Miner no es un documental, sino una obra de ficción que trata más sobre los mecanismos de encubrimiento y no tanto sobre el asunto Huda Jama.

El minero ficticio Alija Bašić, interpretado a la perfección por el actor croata Leon Lučev, conocido por sus papeles en Circles [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Srdan Golubovic
ficha del filme
]
y Esma's Song, es el arquetípico hombre corriente que trata de sustentar a su familia, una persona trabajadora, subestimada en estos tiempos de crisis económica global. Su jefe (un malvado Jure Henigman) le ordena inspeccionar el pozo abandonado para comprobar que no hay nada allí, y hacerlo rápidamente. El problema es que la mina no está vacía: las paredes con las que se encuentra el minero fueron construidas por una razón. La única persona dispuesta a contarle la verdad es un lugareño interpretado por el veterano actor esloveno Boris Cavazza, pero tiene miedo de hablar, pues ninguna autoridad está interesada en desenterrar secretos de hace 60 años sobre civiles muertos. 

Alija no se detiene ahí: sigue profundizando en el asunto, alerta a la policía y a la prensa, pues solo quiere hacer lo que es correcto, arriesgándose a ser despedido (como mínimo). Él cree que los muertos deberían ser enterrados dignamente para que puedan descansar en paz.

The Miner funciona bien como película y como declaración. Las razones saltan a la vista: el eficaz simbolismo del personaje de Alija, su familia y su situación, la precisa dirección de Slak y la interpretación magistral de Lučev. Al actor se le conoce por elegir papeles en películas con mensaje social, pero en este film se ha superado a sí mismo, clavando hasta el complicado dialecto esloveno que hablan los inmigrantes. Además, Slak tiene un gran sentido de la atmósfera, combinando la oscuridad del drama social con la tensión de una obra de género. La decisión de no usar banda sonora hasta la escena catártica del final fue muy acertada. 

The Miner es una coproducción de la compañía liublianesa Nukleus Film y de la alemana Volte.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy