email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2013 Forum / Portugal

No Man’s Land: entre la Historia y la historia

por 

- El documental de Salomé Lamas se centra en la figura de un mercenario portugués que habla de su pasado y ofrece una historia personal y extraoficial de toda una serie de conflictos en diferentes rincones del planeta

No Man’s Land: entre la Historia y la historia

No Man’s Land [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, dirigida por el portugués Salomé Lamas, es un documental de 72 minutos de duración acerca de un mercenario luso que habla de su pasado y ofrece una historia personal y extraoficial de conflictos en diferentes países de varios continentes.

A sus 66 años de edad, Paulo de Figueiredo es un mercenario retirado cuyo trabajo lo llevó a Angola, Mozambique, Rhodesia, Nicaragua, El Salvador y muchos otros países, además de frecuentes “golpes” en su país natal, Portugal, así como en España y Francia. Lamas sitúa a Figueiredo, ataviado con un jersey negro, delante de un fondo del mismo color y lo filma con una cámara apoyada en un trípode, sin apenas cambiar la distancia del enfoque. La imagen resultante es muy cinematográfica y realza el contraste de su rostro.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película se divide en cinco capítulos rodados en cinco días, cada uno titulado en función del lugar del que se habla. Solo el último de ellos nos muestra la vida que Figueiredo lleva en la actualidad y es en la única ocasión en que director y protagonista abandonan la habitación oscura en la que se rodó la mayoría del metraje, a excepción de un par de tomas de la naturaleza que rodea la casa medio derruida que contiene la alcoba.

El testimonio de Figueiredo no es lineal, sino que aparece fragmentado, formando una especie de “tierra de nadie” [traducción literal del título de la obra] entre el público y el tema del documental y abriendo la puerta a que desconectemos de sus a menudo espeluznantes historias. No resulta sencillo alejarse de los horrores que cuenta, como tampoco lo es no juzgarlo. Ojo, no obstante, con determinar a quién juzgamos: En un momento de la película, afirma: “Tengo dos amigos. Uno se llama Magnum y el otro, Winchester”. A uno le entran ganas de reírse ante esta frase, reacción que vendrá seguida por un replanteamiento de los propios valores y de la propia visión del mundo.

Figueiredo se erige en un personaje bastante agradable: es bajo y calvo, tiene un gran bigote y unos ojos vivarachos. No responde, por tanto, a la imagen que uno tiene de un mercenario. Sus relatos resultan especialmente interesantes a personas conocedoras de la historia colonial y posterior al colonialismo de Portugal y de los acontecimientos que tuvieron lugar a ambos lados de los Pirineos; sin embargo, también ofrecen un entendimiento universal tanto de la naturaleza humana como de la naturaleza de la guerra.

No Man’s Land es una producción de O Som e a Fúria, que también es poseedora de los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy