email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2012 UCR / Canadá-Francia

Laurence Anyways: una tercera película sobre el tercer sexo

por 

- Tras sus éxitos de juventud hace tan solo un par de años, un Xavier Dolan ya adulto narra el tumultuoso recorrido de un travesti en busca de identidad

Laurence Anyways: una tercera película sobre el tercer sexo

Xavier Dolan tan solo tenía 19 años cuando le hicieron los honores en la Quincena de los Realizadores por su ópera prima: J’ai tué ma mère. Un año después, en 2010, volveria a la Croisette con Les Amours imaginaires y este año regresa con su tercera película, la más ambiciosa hasta el momento, en la sección Un Certain Regard. Laurence Anyways [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
es una coproducción entre Canadá y Francia, rodada en Montreal y un paso más en su carrera profesional como director.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El director natural de Quebec nos cuenta el recorrido de un travesti. Laurence (Melvil Poupaud) no es homosexual y su búsqueda de identidad pasa por una tumultuosa historia de amor con Fred (Suzanne Clement), que explota e implosiona constantemente bajo el peso de la sociedad y la presión de los replanteamientos de pareja fundamentales. El director ha creído oportuno representar esta historia durante la década de los 90. La historia presenta una evolución a medio camino de las costumbres y del lugar que ocupan los marginados, en especial el tercer sexo. De finales de los 80 a principios de 2000, nuestra sociedad ha recorrido ese camino. Melvil Poupaud y Suzanne Clement trabajan bien juntos, todo lo contrario que sus personajes, y el complemento de Natalie Baye como madre falsamente desconectada del destino de su hijo aporta un plus a la película.

Xavier Dolan opta por el formato 4/3 y consigue reconstruir una época pasada mediante la imagen (el formato, el vestuario…) y el sonido, motivo central en los momentos de videoclip, en los que la música se alza sobre la imagen ralentizada a la que acompaña. Estos momentos de ambiente, que también encontramos a menudo en las obras de su compatriota Jean-Marc Vallée (Café de Flore [+lee también:
tráiler
entrevista: Jean-Marc Vallée
ficha del filme
]
), pueden llegar a desagradar al público más conservador, pero tienen las ventajas y los inconvenientes de los momentos de pura demostración. En cuanto al contenido, el director sigue en su línea de reflexión del amor imposible, el que perseguimos cuando se nos escapa y el que dejamos pasar cuando vuelve a pasar por delante de nosotros. Esta vez, el Dolan actor no está delante del objetivo como hasta ahora; sumar ese trabajo a los de dirección, producción ejecutiva, guion, montaje y vestuario no estaba justificado por el guion. El Dolan director sigue desarrollando su arte, pero de manera diferente a cada uno de los puestos citados anteriormente. Laurence Anyways es una pregunta sin respuesta. Es una obra audaz, pero no está calificada para la competición oficial del festival de Cannes, que le ha negado el acceso a la carrera por la Palma de Oro. ¿Una creación demasiado joven todavía? Desde luego. Laurence Anyways nos enseña esa época que los menores de 20 años no pudieron conocer; sin embargo, en el caso de Xavier Dolan, de 23 años ya, se ha identificado lo suficiente este periodo histórico con él como para mostrárnoslo con cierta intimidad: la de un personaje, un género y un estilo de vida en el que las apariencias limitan el acercamiento más allá de la mirada que adoptemos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.