email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2022 Quincena de los Realizadores

Lionel Baier • Director de La Dérive des continents (au sud)

"Europa solo puede funcionar si los pueblos tienen el deseo de hacerlo"

por 

- CANNES 2022: El cineasta suizo habla sobre la tercera parte de su tetralogía sobre la construcción de Europa

Lionel Baier • Director de La Dérive des continents (au sud)

El cineasta suizo Lionel Baier presentó su última película, La Dérive des continents (au sud) [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lionel Baier
ficha de la película
]
, en la Quincena de los Realizadores del 75º Festival de Cannes.

Cineuropa: Esta película es el tercer volumen de una tetralogía sobre la construcción europea, después de Comme des voleurs (à l’est) [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
y Les Grandes Ondes (à l’ouest) [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lionel Baier
festival scope
ficha de la película
]
. ¿Cómo querías abordarlo?
Lionel Baier: El tema de los migrantes me interesaba porque veía las imágenes en la televisión como todo el mundo. Obviamente, quedé asombrado y conmocionado por lo que veía, pero todavía más por las reacciones que teníamos nosotros los europeos. Hay un extraño placer en deleitarnos con nuestra maldad y nuestra imposibilidad de recibir a la gente. ¿Qué es lo que dice esta crisis sobre nosotros, entre nuestro deseo de querer hacerlo bien y el hecho de estar tranquilo al ver lo que es realmente la catástrofe en el Mediterráneo y decirnos que deberíamos hacer algo? Tenemos la impresión de que es la empatía hacia los demás, pero quizás solo es un autodesprecio del estilo “nosotros somos los malos, consumidores, occidentales, etc.”. Fui a ver cómo se organizaba la acogida de los migrantes y me sorprendió el despliegue en torno a los campamentos: food trucks para las personas que venían a hacer fotografías y selfies a través de la valla, cruceros deteniéndose para visitar el exterior de los campos, periodistas de toda Europa haciendo un casting de migrantes evitando a las mujeres con velo, etc. Quise mostrar esa realidad pensando que eso decía algo de nosotros, sobre la relación que tenemos con el extranjero.   

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Por qué situaste la película en Sicilia?
Eso introducía la película en la historia de las comedias italianas, que eran el tono que la película quería encontrar. Esas películas tan populares en los años 60 y 70, como las de Dino Risi, eran muy políticas, como lo eran también en Francia las películas de Pierre Richard, con personajes antisistema, soñadores, partidarios de la vuelta a la ecología, los Gaston Lagaffe, precursores de muchas cosas.

Sobre este telón de fondo, has insertado una historia de conflicto madre/hijo que también es un conflicto generacional.
Durante mucho tiempo di clases en una escuela de cine de Lausana y a partir de 2016, me di cuenta de que los estudiantes, en lugar de hacer el gran viaje que se hacía en el siglo XIX para ir a conocer las humanidades a Roma y Atenas, recorrían toda Europa para ir a ayudar durante dos o tres semanas. Yo me reía un poco de ellos, de esa ayuda humanitaria selectiva, de esas vacaciones baratas en Calais o en otros lugares. Después, me decía que pensar así era de viejos porque si tuviera su edad haría lo mismo y a su edad apoyábamos la abolición del apartheid, el lema Touche pas à mon pote, etc. También había ingenuidad, pero era una ingenuidad bonita y decirles a los jóvenes que son inestables es una tontería, son cosas de viejos. Así que quería mostrar eso, pero también mostrar a las personas sobre las que escribimos, Frontex y los burócratas de Bruselas. Pues esa burocracia, aunque sea espantosa cuando es llevada al extremo, es también una emanación de la democracia. Para organizarse los 27, hacen falta sistemas que produzcan mucho papeleo, pero a pesar de todo es la garantía de una forma de equidad. Por ejemplo, los guardacostas europeos a menudo provienen de familias de migrantes. Yo quería que la película mostrara las dos caras y a veces, cuando la madre y el hijo se pelean, yo estoy de acuerdo con los dos: con él cuando dice “sois unos incompetentes que solo estáis ahí para contar los muertos” y con ella cuando contesta “si no estamos allí, son los fascistas los que desembarcan”.

También es un conflicto íntimo con un hijo abandonado de pequeño por una madre que se fue a vivir su vida de mujer a quien le gustan las mujeres.
La sexualidad y la intimidad siempre son políticas. Nunca somos una sola cosa, sino muchas a la vez. Eso también habla de la soledad de esta mujer y también estaba la idea de la pareja franco-alemana, el famoso motor franco-alemán del que solemos hablar. Me hacía gracia que fuesen dos mujeres lesbianas y que el deseo circulara mal entre ellas con la francesa que haría el amor en el baño y la alemana que la detiene diciéndole que hay que ser irracional en la medida de lo razonable. La francesa le dice que eso no significa nada y esa es la tragedia porque Europa solo puede funcionar si los pueblos sienten el deseo de hacerlo. Podemos crear todas las estructuras políticas que queramos: si las personas no quieren estar juntas, no existimos.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy