email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2022 Competición Big Screen

Mabrouk El Mechri • Director de Kung Fu Zohra

"Quería que mi hija tuviese su propio Rocky"

por 

- Inspirado en Karate Kid, el director francés presenta una fuerte mujer que lucha por sus derechos y por su hija

Mabrouk El Mechri • Director de Kung Fu Zohra

El largometraje Kung Fu Zohra [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mabrouk El Mechri
ficha de la película
]
del director francés Mabrouk El Mechri se estrena en la Competición Big Screen en la presente edición del Festival de Róterdam. La película se mueve entre las artes marciales y el drama social. Hablamos con el director sobre sus intenciones con el proyecto, el origen de la historia y su protagonista.

Cineuropa: ¿De dónde surgió la inspiración para contar la historia?
Mabrouk El Mechri: Zohra es el nombre de mi madre y tengo una hija de 8 años. Ambas fueron una inspiración para mí. Cuando tenía la edad de mi hija, tenía como modelo a Rocky, y quería que mi hija tuviera a su propio Rocky. Aparte de eso, la película cuenta la historia de mi madre, aunque expresa un sentimiento muy universal. No tenía la intención de hacer una película optimista. Quería hablar de la violencia cultural, de una sociedad que permite la violencia contra las mujeres. Pensé mucho en la representación de la violencia en las películas. Muchas películas de género crean distancia hacia la violencia a través del humor. Siempre tengo la sensación de que el problema no se toma en serio. Para mí, era importante centrarme en cómo se llega a esa violencia. El público debe comprender la dinámica de la pareja, cómo interactúa y dónde surge esa violencia entre ellos. La película no está hecha para transmitir un mensaje, ni para compartir una ideología. Primero, debería provocar una reacción. Quería conseguir eso a través de una película impulsada por un personaje. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo encontraste a los actores principales?
Para Sabrina Ouazani, que interpreta el papel de Zohra, fue una elección natural. Es una de las mejores actrices franco-magrebíes de Francia, me encanta su voz, se ríe mucho, tiene mucha presencia física y tiene formación en circo. Para ella fue fácil conectar con el kung fu y las artes marciales. Sabrina y Ramzy Bedia, que interpreta a su marido, se conocen y tuvieron muy buena conexión.  

¿Cuánto entrenó Zohra?
Entrenó durante dos meses. Como tuvimos una pausa obligatoria por el Coronavirus, pudo entrenar más de lo previsto y tuvimos más tiempo para prepararlo.  

¿Los vídeos que Zohra ve en YouTube son reales o los creaste tú?
Los creamos. Mientras escribía el guion, busqué en Google y encontré a este profesor de defensa personal que usé como modelo. Se lo comenté al resto del equipo y se nos ocurrió la idea de preguntarle si le gustaría actuar en la película. Lo hablamos y aceptó.  

Se nos viene a la mente Karate Kid. ¿Esa película fue una inspiración para ti?
Bueno, sí. No es posible contar una historia donde una persona mayor le enseña karate a una persona joven sin pensar en esa película. Acepté los paralelismos. Primero quería a un actor mucho más joven para interpretar el papel, pero luego estaba ese componente, que la protagonista femenina podía enamorarse de él, y quería evitar eso. Ella no necesita un nuevo amor para encontrar la fortaleza para dejar a su marido.  

¿Por qué no quería que Zohra le hablara a su hija de su relación con su padre?
Yo he visto eso; que los buenos padres pueden ser malos maridos. Es muy duro ir en contra del padre de tu hija. Haces algo al respecto, pero no se lo contarás a los niños. Este es uno de los límites del personaje.

Elegiste un narrador que no es la propia Zohra. ¿Estuvo claro desde el principio? ¿Cómo surgió esa idea?
Siempre quise que fuera así. Pensé que sería mejor si no era la propia protagonista quien contaba la historia. Respeta el sentido de la humildad que forma parte de su personaje. Además, me gustaba el hecho de que la historia tuviera el tono de un cuento de hadas.  

En general, usas colores cálidos y un aspecto un poco vintage. ¿Cómo desarrollaste el concepto visual de la película?
No quería que fuera demasiado sobria. El objetivo no era reflejar el entorno de la forma más realista. El objetivo era la historia. Quería mostrar que el mundo en el que vive Zohra, si el conflicto con su marido no existiera, le permitiría ser feliz. Esto es porque hay mucho amarillo y un cielo resplandeciente, que podría hacerla feliz.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy