email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2021 Competición

Mario Martone • Director de Qui rido io

"Una película sobre un genio del teatro escrita como si fuese una comedia teatral"

por 

- VENECIA 2021: Hemos entrevistado al director de la película sobre Eduardo Scarpetta, que compite en el festival

Mario Martone • Director de Qui rido io
(© La Biennale di Venezia - Foto ASAC/Jacopo Salvi)

Qui rido io [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mario Martone
ficha de la película
]
, presentada en competición en el 78º Festival de Cine de Venecia, narra la vida y obra de Eduardo Scarpetta, el gran dramaturgo que hizo reír a todo Nápoles e inició una impresionante dinastía, continuada por sus hijos ilegítimos, los De Filippo. La obra cuenta con un reparto excepcional, encabezado por Toni Servillo. Hemos hablado con el director Mario Martone sobre su película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Llevabas mucho tiempo planeando este proyecto sobre Scarpetta protagonizado por Toni Servillo?
Mario Martone: Sentía que había llegado el momento de intentarlo. Scarpetta era un genio del teatro y un patriarca amoral impulsado por una increíble necesidad de redención social. Era un hombre primitivo, que tuvo hijos con su mujer Rosa, pero también con la hermana y la sobrina de su esposa. A pesar de no reconocer a ninguno, los educó a todos, y muchos acabaron convirtiéndose en actores dentro de su compañía de teatro, o en magníficos dramaturgos como Eduardo De Filippo. Toni y yo nos conocemos desde hace mucho. Hicimos juntos muchas obras de teatro de vanguardia al inicio de nuestras carreras. La primera vez que representamos Nápoles fue en el espectáculo Rasoi, de Enzo Moscato, protagonizado por Iaia Forte, que también actúa en la película. También hicimos Muerte de un matemático napolitano, entre otras, y Toni interpretó a Eduardo De Filippo… Digamos que llevábamos cuarenta años esperando para hacer esta película.

¿Qué investigación llevaste a cabo para poder reproducir todos los aspectos variados de su vida?
No queríamos hacer un biopic al uso; de hecho, la escribimos como una comedia, ambientada totalmente en espacios interiores, en honor a las obras de Eduardo De Filippo, reconocido por su capacidad de utilizar la comedia para abordar la complejidad, los giros y las sombras de la vida… Finalmente, conseguimos un resumen que interpreta ciertos hechos históricos: por ejemplo, Eduardo De Filippo y sus hermanos eran muy jóvenes en el momento del juicio, pero nosotros nos tomamos la libertad de describirlos como algo más mayores. La banda sonora, compuesta por canciones napolitanas (una especie de paisaje sonoro que pretende transmitir la atmósfera de Nápoles en ese momento), no siempre encaja con la época. Por otra parte, algunos aspectos de la vida de Scarpetta resultan simplemente impenetrables. Lo que pensaban todas estas amantes e hijos es algo que solo podíamos imaginar. No obstante, disponíamos de abundante documentación para todo lo demás, empezando por la propia autobiografía de Scarpetta, donde describe su encuentro con Gabriele D’Annunzio y el tema del juicio. La película está escrita como una comedia, donde los elementos históricos se mezclan con la imaginación y la ficción. De hecho, acabábamos de salir del estudio donde filmamos Il sindaco del rione Sanità [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mario Martone
ficha de la película
]
(2019), escrita también por De Filippo.

Durante una conversación con el filósofo Benedetto Croce, Eduardo Scarpetta trata temas como el arte, el pueblo y las nuevas vanguardias.
Croce aparece en la película a través de la historia del juicio, que enfrenta a Scarpetta con D’Annunzio, que gozaba del apoyo de Salvatore Di Giacomo y Roberto Bracco. La intervención de Croce fue una auténtica sorpresa, ya que defendió el derecho a la parodia, algo que no era habitual en ese momento. A fin de cuentas, el juicio trataba sobre el poder. Scarpetta quiere hacer una crítica al gran poeta, a pesar de admirarlo. Lo impulsa un espíritu rebelde, que considera el arte teatral como algo popular. Gracias a su reputación, Croce dejó las cosas claras: la parodia es un derecho, dado que es infinitamente pequeña en comparación con D’Annunzio, que es infinitamente grande. Esto supone una humillación para Scarpetta, que hasta entonces había gozado de cierta energía y vitalidad a la hora de entrar y salir del escenario, y en la vida en general. Tras el juicio, comienza una fase depresiva. Aquí entra en juego una cuestión política, en el sentido de que el arte está vinculado a la vida dentro de la polis, dentro de la comunidad y de los grupos sociales, ya que el teatro es, en última instancia, una asamblea. Por eso el teatro es indispensable.

Es una película sobre la paternidad, en todos los sentidos.
La paternidad en lo que se refiere a producir obras de arte y también en el sentido más amplio de engendrar hijos. Y sobre el dolor de la paternidad. Pero también explora la maternidad, a través de los personajes femeninos desarrollados por Ippolita Di Majo, cuyos mundos interiores me habrían resultado difíciles de imaginar. Hay una especie de división: por un lado, está el formidable patriarca, pero también hay figuras femeninas fuertes, con capacidad de reacción, una sororidad que logra manejar la situación con la valentía necesaria para resistir.

Su encuentro con D’Annunzio y la propia parodia son parte de una demostración de fuerza.
Su encuentro en la película es fiel a la autobiografía: Scarpetta registra por escrito la ambigüedad de D'Annunzio. Para recrear esto, generamos una atmósfera a medio camino entre Guido Crepax, con sus femmes fatales, y películas como Totò all'inferno. Su percepción de sí mismo, creyéndose por encima de la moral, lo convierte en una figura legendaria hasta que, finalmente, se enfrenta a su propia arrogancia, que adopta la forma del fantasma de Pulcinella. Todos los artistas, a medida que envejecen, son conscientes de que serán superados por las nuevas generaciones, al igual que hicieron ellos con artistas anteriores. Y al igual que hizo él con Pulcinella, ciertos autores jóvenes como Di Giacomo y Bracco anhelaban una forma de teatro popular que no girara únicamente en torno a la risa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy