email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRANSILVANIA 2021

Damián París y Rosa García Merino • Productores de La vida era eso

“El público demanda nuevas perspectivas y enfoques”

por 

- Charlamos con dos profesionales que ayudaron en poner en pie la ópera prima de David Martín de los Santos, que se presenta en el Festival rumano meses antes de su estreno en salas españolas

Damián París y Rosa García Merino  • Productores de La vida era eso

La vida era eso [+lee también:
crítica
entrevista: Damián París y Rosa García…
entrevista: David Martín de los Santos
ficha de la película
]
, con guion y dirección de David Martín de los Santos, compite ahora en el Festival Internacional de Transilvania, tres meses antes de su estreno en España. Por eso hemos hablado con dos de sus productores.

Cineuropa: ¿Cuesta levantar el proyecto de un debutante en el largometraje de ficción?
Rosa García: No es fácil, pero vivimos un momento ideal para ello. Los y las debutantes vienen a refrescar el panorama audiovisual y representan y reflejan la diversidad del nuevo cine español. En los últimos años, debuts/óperas primas como Las niñas [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Pilar Palomero
ficha de la película
]
, El Hoyo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Galder Gaztelu-Urrutia
ficha de la película
]
, La hija de un ladrón [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Belén Funes
ficha de la película
]
… entre otras, han encontrado su hueco en el mercado y en el corazón de los espectadores. La crisis ha hecho que los presupuestos de las películas hayan caído; antes el sistema era más industrial, y el nuevo cine independiente ha posibilitado el surgimiento de nuevas voces, o mejor dicho, el poder escuchar o dar un altavoz a esas voces que siempre han estado ahí, entre ellas, las de las mujeres.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

¿Apoyan las televisiones y los organismos nacionales la autoría y el talento?
R.G.: Contar con un nombre conocido o popular, con un éxito reciente, es una garantía, sin embargo, creo que cuando se cuenta con una gran historia y un talento prometedor, el proyecto acaba saliendo a la luz, termina encontrando su camino. Y éste no es sencillo, pero las televisiones y los organismos oficiales cumplen con su compromiso de apoyar las mejores historias y proyectos.

¿Qué os sedujo de La vida era eso para embarcaros en el largo proceso de su producción?
R.G.: En primer lugar, el guion: la historia y la voz de su protagonista, María, a la que da vida Petra Martínez. La necesidad de contar esta historia y de compartirla con los demás. María representa a esa generación de mujeres nacidas en la posguerra que se han sacrificado y han dejado en segundo lugar sus propios deseos para satisfacer las necesidades de otros. La película nos habla de un revelador viaje iniciático que nos lleva al despertar vital, tanto emocional como sexual, de la protagonista. Esto había que contarlo y compartirlo, ya que el cine es una herramienta social con la que abrir debate y romper barreras en torno a tabús como, por ejemplo, la sexualidad femenina a partir de una determinada edad. Y, en segundo lugar, el equipo creativo detrás de esta gran historia.

¿Ventajas e inconvenientes de rodar en Almería? ¿Y en Gante?
Damián París: Almería es mi tierra y me encanta filmar allí, aparte de que posee unas localizaciones y luz espectaculares. Para esta película tuvimos el apoyo de la Diputación y el Festival de Almería. Los inconvenientes serían que todavía no está bien comunicada Almería, por lo que los viajes son largos y costosos; y también que aún no dispone de técnicos y proveedores suficientes para rodar sin tener que traerlos de otras ciudades.

En Bélgica ha sido una maravilla rodar: Gante es una ciudad cómoda y bonita. Y las distancias a otros lugares del país son muy cortas, por lo que puedes trabajar con grandes profesionales y contar con todos los servicios necesarios. En un principio pensábamos que rodar en Bélgica sería más problemático que en Almería por no conocer bien el terreno. Pero finalmente fue al contrario. También esto fue posible gracias al apoyo y la producción asociada de una productora belga, Raised by Wolves, lo que nos facilitó todo muchísimo.

¿Intentastéis que la película fuera una coproducción con otros países?
D.P.: Nos hubiera encantado coproducir con Francia y/o Bélgica, pero dadas algunas incompatibilidades con la normativa del ICAA no fue posible.

¿Qué os ha enseñado este largometraje, tanto a nivel profesional como personal?
R.G.: Por un lado, que aún hay historias y voces que no han sido llevadas a la gran pantalla. En España contamos con un gran talento de guionistas y cineastas que tienen nuevas historias para la audiencia. Además, estamos en un momento ideal en el que el público demanda nuevas perspectivas y enfoques. En su paso por los festivales de Tokyo, Sevilla, Málaga, D’A, Almería, etc, La vida era eso ha sido recibida con entusiasmo y mucho cariño. Ha conectado con los espectadores por lo que el mercado demanda nuevas narrativas, planteamientos o lenguajes que aporten un nuevo enfoque. El sector está cambiando, pero el público también, y es prioritario que avancemos en la manera en la que nos acercamos a la sociedad a través del cine.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy