email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2021 Competición

Joachim Trier • Director de The Worst Person in the World

"Al final del día, los tres se sienten como la peor persona del mundo, esa es mi conclusión"

por 

- CANNES 2021: El director noruego detalla su (solo aparentemente) bonita y romántica comedia dramática

Joachim Trier  • Director de The Worst Person in the World
(© Kasper Tuxen)

El principal representante noruego regresa a la Croisette por tercera vez. Joachim Trier ha vuelto a animar la competición del Festival de Cannes con The Worst Person in the World [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Joachim Trier
ficha de la película
]
, una comedia romántica aparentemente adorable, pero con toques de drama decididamente oscuros.

Cineuropa: Tienes tres personajes principales. ¿Cuál se te ocurrió primero y quién es realmente la peor persona del mundo?
Joachim Trier:
¡Esa es la gran pregunta! En realidad, los dos primeros fueron Julie y Aksel, junto con su relación. Aksel fue un personaje fácil de escribir para mí y para Eskil Vogt. Al igual que él, somos dos tipos de cuarenta años, y a través de Aksel podíamos ser autocríticos, pero también abordar problemas más serios como la pérdida de tiempo e identidad. Posteriormente, descubrimos de forma gradual que Julie era la más importante. Sus experiencias y emociones están conectadas con muchos problemas con los que nos sentimos identificados: tener o no tener hijos, sentirse adultos o no, problemas existenciales que se convirtieron en el tema central de la obra. Hasta que aparece Eivind y pone todo patas arriba. Al final del día, los tres se sienten como la peor persona del mundo, esa es mi conclusión.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Crees que la película habría sido diferente si no estuviese escrita por dos hombres?
Eso deben decidirlo otros. Hay situaciones en la película que tratan indudablemente sobre ser una mujer en la actualidad. De todos modos, siempre escribo personajes con los que no tengo la obligación de identificarme. Por suerte.

¿Es una historia específica de Noruega, o podría estar ambientada en cualquier otra parte?
La ciudad de Oslo es muy concreta. La belleza de una noche en St. Hanshaugen Park... Tengo la certeza de que esto es algo muy concreto y especial. No sé si tiene sentido.

Tus películas y las de Eskil Vogt presentan a menudo un diseño claramente noruego. La iluminación, las imágenes, el sonido… ¿Estás de acuerdo?
Es una buena reflexión. Creo que, de alguna manera, el entorno se filtra en nuestro ADN, sin importar cuánto tratemos de controlar las cosas. Recientemente, codirigí un documental sobre Edvard Munch, The Other Munch, con el escritor Karl Ove Knausgaard. Me resultó extraño que Karl Ove comparase las imágenes de Munch con mi cine, encontrando ciertas similitudes. Y lo que es aún más extraño, entendí lo que quería decir.

¿Podríamos decir que The Worst Person in the World es la tercera parte de una trilogía que iniciaste con Reprise [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Joachim Trier
entrevista: Karin Julsrud
ficha de la película
]
y Oslo, 31 de agosto [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Joachim Trier
ficha de la película
]
?
Cada vez tengo más ganas de hacer una cuarta parte. Tal vez dentro de diez años. Muy probablemente.

Este año, Eskil Vogt también está presente en Cannes con su propia película, The Innocents [+lee también:
crítica
entrevista: Eskil Vogt
ficha de la película
]
. Además de haber coescrito todas tus películas, también es tu amigo de la infancia, ¿verdad?
Nos conocemos desde que éramos adolescentes. Irónicamente, nuestra primera película juntos trataba sobre dos amigos con aspiraciones literarias. Al principio de tu carrera, sueles albergar alguna fantasía ingenua sobre el éxito, como presentar una película en Cannes. Esta era precisamente nuestra fantasía hace 25 años. Ya conoces el resto.

En el año 1960, tu abuelo Erik Løchen estuvo aquí con su película The Chasers. ¿Alguna vez te habló de ello?
Yo tenía nueve años cuando murió, así que no hablamos del tema, pero mi madre recuerda que se fue a Francia y volvió muy agradecido, porque sentía que no lo “reconocían” en su país. La película era una obra de la Nouvelle Vague hecha en Noruega, en un momento en que la política cinematográfica noruega no podía apoyar a un gran talento, por lo que mi abuelo sufrió mucho. Por otro lado, yo soy hijo de un sistema de apoyo por el que él luchó a lo largo de su vida: la idea de que el cine artístico es el valor más fuerte de los países nórdicos. Podemos hacer películas de acción y epopeyas históricas, pero es con Sjöström, Dreyer y Bergman con quienes realmente alcanzamos reconocimiento, llegando a Estados Unidos y Japón.

En otras palabras, tu abuelo allanó el camino para que tú pudieras estar hoy aquí, ¿correcto?
Totalmente. Por eso le dediqué la primera proyección este mes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy