email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IFFR 2021 Competición Tiger

Ainhoa Rodríguez • Directora de Destello bravío

“Cada pueblo carga con sus cruces”

por 

- La directora extremeña compite por el premio Tiger de Róterdam con su primer largometraje, premiado en foros de postproducción y que cuenta con el apoyo del infatigable Lluís Miñarro

Ainhoa Rodríguez  • Directora de Destello bravío
(© Miguel Guardiola)

Destello bravío [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ainhoa Rodríguez
ficha de la película
]
, de Ainhoa Rodríguez (Madrid, 1982), se presenta en la edición número 50 del Festival de Róterdam (IFFR). Esta hija de extremeño ha arriesgado mucho en su ópera prima, filmada en la provincia de Badajoz y con sus vecinas como protagonistas: esa valentía no ha pasado desapercibida para Lluís Miñarro (Eddie Saeta), visitante de ese certamen con sus propios films (Stella cadente [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Luis Miñarro
ficha de la película
]
), que se ha convertido en coproductor junto a la también guionista. Con ella mantuvimos la siguiente conversación telefónica.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Tu película, cuando aún no estaba acabada, pasó por el área de industria de certámenes como Abycine, REC Tarragona y Gijón. ¿Ha ayudado eso a levantar el film?
Ainhoa Rodríguez:
Sí, ha sido un importante empuje final. En Abycine Lanza obtuvo un premio de 7.000€, lo cual para un film independiente es un dinero importante, sobre todo cuando le quedan partes por financiar. En Gijón también tuvimos premio técnico, que nos ayudó en el proceso, y algo similar en REC, con lo cual la pudimos enviar a otros festivales.

¿En qué momento entró en la producción Eddie Saeta?
En la postproducción. Con un montaje avanzado la vieron en MECAS, en el festival de Las Palmas, donde la coordinadora, Lorena Morín, a quien le gustó la película, se la mostró a Lluís Miñarro: a él le entusiasmó y me llamó.

El hecho de que Róterdam se celebre este año a través de internet y, de este modo, pueda ver tu largometraje más gente fuera de esa ciudad… ¿te alegra?
No, de ninguna manera me alegra. Me parece una noticia agridulce, porque la maravilla de estar allí y disfrutar de un certamen tan potente, que cuida mucho sus películas y así te conviertes en una gran familia… No poder viajar ni vivir esa experiencia… Siento como que me han robado algo. Además, Destello bravío es un largometraje de detalles, muy sensorial, tanto en imagen como en sonido: que no se pueda ver en pantalla grande, para la que ha sido creada, me frustra. No estoy contenta con estos tiempos: me parecen terribles. Sé que es peor para otras personas, evidentemente, pero eso no quita para que yo dé mi propia pataleta. Ahora bien… ¿Se va a ver más el film? A lo mejor pueden acceder más personas online… ¿De qué manera? Eso ya no lo sé… ¿Y dónde la van a ver? No te lo puedo contar. Porque nada como disfrutar de la experiencia en una sala de cine: un lugar para olvidarse de todo y estar con la película.

Destello bravío transporta al espectador a pueblos de Badajoz, donde te has criado. La tuya es la segunda película extremeña de la temporada, tras Karen [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: María Pérez Sanz
ficha de la película
]
, de María Pérez Sanz. ¿Hay algo así como un resurgir cinematográfico de esa región?
Espero que ése sea el camino y se haga cine desde lo extremeño y que no haya complejo de inferioridad. Deseo que surjan más cineastas y se cree un movimiento interesante en esta tierra.

Karen, como tu película, se centra en la figura femenina: ¿debemos seguir luchando contra el patriarcado?
Destello bravío habla de herencias patriarcales, que se van pasando de generación en generación; pero se habría podido rodar exactamente igual en otro contexto, pues se da eso mismo en ambientes completamente opuestos. También aborda el aferrarse a las tradiciones milenarias ante la llegada del mundo globalizado, donde todos vestimos igual y pensamos de la misma manera. O de la necesidad de fabular de cualquier sociedad, para trascender, ya sea por medio de la fe religiosa o de la creencia en la magia y el esoterismo. Porque cada pueblo tiene sus cruces, que sigue cargando.

Sorprende en tu obra el trabajo interpretativo de mujeres que no son actrices profesionales. ¿Fue preciso mucho ensayo?
Yo me moví durante el rodaje, sobre todo, con la herramienta de la intuición: sabía que la manera consistía en establecer un vínculo personal muy estrecho. Por eso me fui a vivir durante meses a Puebla de la Reina (Badajoz), pequeño pueblo que yo necesitaba conocer bien. Porque un actor profesional se mete en el traje que has creado previamente, sin embargo en mi caso tuve que adaptar el vestido a las circunstancias, no sólo físicas, de las actrices: entonces tienes que entresacar de un lado y otro hasta que les quede como un guante. Y eso es cuestión de tiempo, de relación, esfuerzo, cercanía y confianza. En muchos casos había un texto creado y en otros fue una improvisación, dejando que fluyera el relato.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy