email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOCPOINT 2021

Suvi West • Directora de Eatnameamet - Our Silent Struggle

"Todas las generaciones sami cuentan con luchadores"

por 

- Hemos hablado con la directora de la cinta proyectada en el DocPoint sobre lo que muchos preferirían no comentar

Suvi West • Directora de Eatnameamet - Our Silent Struggle
(© Katriina Haikala)

Desde manifestaciones en las calles a reuniones anodinas en los ayuntamientos, la cineasta Suvi West retrata al pueblo Sami en su lucha por preservar su tierra y su cultura en su documental Eatnameamet [+lee también:
entrevista: Suvi West
ficha del filme
]
- Our Silent Struggle [+lee también:
entrevista: Suvi West
ficha del filme
]
(producido por Janne Niskala, de Vaski Filmi). Se trata de una reivindicación con una larga historia en Finlandia. La cinta se ha proyectado en el festival DocPoint 2021.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: A pesar de que hablas de una “lucha silenciosa”, en realidad ya no lo es tanto. ¿Notaste ese cambio en la gente?
Suvi West: Comencé el proyecto hace cinco años, cuando la situación se volvió insoportable. La gente tenía que convertirse en activistas si quería mantener su cultura. Se suponía que debía estar trabajando en otra película, pero necesitaba centrarme en esto. De alguna forma, sentía que debía unirme a la lucha. Todas las generaciones sami han estado en esta situación, y siempre ha habido personas luchando, a pesar de que existía una vergüenza asociada al hecho de ser sami. Esta "lucha silenciosa" lleva ocurriendo cientos de años, y otros seguirán luchando después de nosotros. Supongo que cuando eres joven resulta más fácil generar atención o acceder a herramientas útiles, pero siempre ha existido esta gente, no creo que el mérito sea solo de las nuevas generaciones. Cuando empecé a revisar los archivos, pude verlos hablar. Todavía existimos gracias a ellos.

Cuando hablamos de luchar por preservar los derechos y la identidad, inmediatamente pensamos en protestas violentas, pero tú también muestras lo importantes que son las reuniones aburridas en los ayuntamientos.
Las organizaciones y políticos sami nos permitieron acceder para filmar, pero fue más difícil durante los encuentros con el estado finlandés. Muchas veces, solo podíamos grabar los primeros 20 minutos, y nos echaban cuando comenzaba la conversación real. Creo que es importante demostrar que todo importa. El hecho de sentarse a negociar con los que están en el poder es realmente crucial. Necesitamos todo lo que podamos conseguir: necesitamos activismo, política y pedagogía. Necesitamos que los maestros de guardería hagan todo lo posible por preservar nuestro idioma. Sería falso mostrar solo las manifestaciones, así que nunca fue una opción.

Cuando se trata de las vestimentas tradicionales, normalmente se reservan para ocasiones especiales. El hecho de verlos con esas ropas mientras presentan un PowerPoint, ¿es un paso importante?
Creo que es natural. No quería exotizar a nadie, porque así es como solían retratarnos en las películas. Personalmente, no uso mi vestimenta fuera de la zona sami. Vivo en Helsinki, así que me convertiría en una atracción turística. No quiero seguir siendo objetivada, lo he sido durante toda mi vida.

Los ejemplos de apropiación cultural que muestras en la película son muy interesantes, porque aquellos a los que se acusa de cometerla no parecen verlo como un problema. De hecho, algunos animan a emplear la vestimenta Sami, como esa mujer en la televisión.
Es realmente extraño, y el cambio es muy lento. Se trata de alguien que usa una vestimenta falsa, y luego le preguntan a los sami al respecto. Es todo muy superficial. Cuando dices que es problemático, se desata el odio. En lugar de centrarme en eso, quería mostrar hacia dónde conduce realmente: al discurso del odio.

Lo ven como parte de la herencia cultural finlandesa. ¿Les resulta tan complicado entender la diferencia?
La cultura sami y Laponia juegan un papel muy importante en la forma en que se presenta Finlandia ante el mundo. Son considerados propiedad finlandesa. En realidad, estos problemas eran muy similares en los años 60 y 70, así que no sé por qué he hecho esta película ahora. Soy una persona emocional, así que creo que comencé a sentir el dolor y la desesperación de mi gente. No podía soportarlo más, tenía que hacer algo. Siempre es la misma lucha, simplemente tiene diferentes nombres.

Desde algunas perspectivas, los países nórdicos se presentan como una especie de paraísos modernos. Supongo que estos debates son tan complicados porque nadie quiere que desaparezca esa imagen.
Los finlandeses no aprenden sobre nosotros en la escuela. Saben más sobre los pueblos indígenas de los Estados Unidos que sobre los sami. Se les ha dicho, en repetidas ocasiones, que Finlandia no ha hecho nada malo, que ellos han sido siempre los oprimidos. Algunos compañeros se enfadaron cuando comencé a hablar del tema con ellos: "¡¿Qué tiene que ver la colonización con Finlandia?!" De hecho, cuando estaba entrevistando a posibles editores para la película, tuve la impresión de que no me creían.

Yo recibí una educación en lengua sami, pero la generación de mis padres tuvo que luchar por ella. Fueron llevados a internados y avergonzados por ello. Afortunadamente, algunos conservaron su autoestima. Este sistema destruyó muchas cosas. Soy capaz de ver y sentir ese trauma, incluso en mi propio cuerpo. Una vez estaba en un bar, tomando un café, y algunas personas mayores comenzaron a hablar del tema. Se emocionaban de una forma que yo no había visto antes. Es un tema muy difícil, en muchos aspectos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy