email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2020 Industry Selects

Nicolas Maury • Director de Garçon chiffon

"Como decía Cocteau, demasiado de algo es la cantidad justa para mí"

por 

- Nicolas Maury habla de su transición a la dirección con Garçon chiffon, etiquetada por la Selección Oficial de Cannes y presentada ahora en el programa Industry Selects de Toronto

Nicolas Maury • Director de Garçon chiffon
(© Mathieu Rainaud)

Garçon chiffon [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nicolas Maury
ficha del filme
]
es el primer largometraje como director del actor Nicolas Maury, que también interpreta al protagonista de esta comedia melancólica, divertida y conmovedora, sobre un actor celoso y ansioso, que carga con su angustia y su singularidad. La película recibió la etiqueta Selección Oficial de Cannes y se ha presentado en Toronto, en el programa Industry Selects.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Hasta qué punto el protagonista y la temática de Garçon chiffon se parecen a ti?
Nicolas Maury: Es una película más personal que autobiográfica. En mi primer largometraje, yo quería hacer una película “cercana”, que proponga un héroe masculino con un perfil poco convencional: yo necesitaba un Jérémie que no hubiésemos visto antes. También me gustan mucho las primeras películas de Nanni Moretti o de Woody Allen; y la idea de que podemos ver más cosas porque somos actores. Es una ficción bastante clásica, como una novela de aprendizaje. Por ejemplo, siempre me ha gustado La educación sentimental, de Flaubert, donde seguimos la trayectoria de alguien que llega a París, sus decepciones amorosas, sociales, etc.

¿Qué te permitió explorar el tema de los celos?
En primer lugar, tratarlo de una forma no convencional. Porque, a menudo, en los dramas “burgueses”, los celos son el amante escondido, quién engañó a quién, etc.; o se ven como el pecado absoluto con un celoso que es el feo, el malo. Pero yo me di cuenta de que los celos son un tabú en las parejas y que, a menudo, las personas que afirmaban no ser celosas no eran del todo sinceras; era un tema más complejo. Eso me hizo pensar que los celos vienen de una inquietud del corazón, de alguien que se cuenta demasiadas historias pero que, al mismo tiempo, se siente atormentado por otras, con una gran falta de confianza en sí mismo. También era una temática que no se había abordado en películas con parejas homosexuales: Jérémie está en un apego exclusivo, pero demasiado pasional. Además, eso me permitía hablar de la herencia entre la madre y el hijo. Pues a veces, cuando somos niños, heredamos el desastre de nuestros padres sin saberlo. Y esa inquietud también viene de ahí, de algunos tabúes en la historia de nuestros padres y de su forma de amarse.  

Esa complejidad del personaje se transcribe en múltiples tonos, a la vez cómicos (e incluso burlescos) y dramáticos, con momentos muy conmovedores. ¿Por qué esa mezcla?
Se parece mucho a mí. El naturalismo a la francesa, esa especie de jardín a la francesa de la ficción que es como una ciencia, yo lo percibo como un cepo que empieza a alejarse bastante de la vida tal y como yo la veo. Y eso llega hasta la interpretación de los actores: no hace falta sobresalir, sino aferrarse al guión, etc. El personaje de Jérémie es depresivo y la película una comedia melancólica. Estas emociones y este género heterogéneo se parecen a lo que yo percibo de la vida. A mí no me gusta el sentimiento de estar calibrado por una lógica a la francesa en mi forma de hacer las cosas, de ser actor y ahora de ser cineasta. Me gusta mucho cuando el cuerpo se expresa, cuando de repente hay varias fases de silencio y de desastre sobre una cara. Como decía Cocteau: “para mí, demasiado es bastante”. Eso crea escenas que quizás son heterogéneas, pero también es una reflexión sobre los roles porque cada personaje tiene su frecuencia, su latido. La película se convierte en otra cosa con la madre de Jérémie presente o con Kevin junto a la piscina. Me pareció la musicalidad más bella de diseñar.

La profesión de actor del protagonista te permite observar a algunas figuras simbólicas de la industria del cine.
Cuando se habla de actores en el cine, se suele hablar de celebridades y poco de cómo ganarse la vida, qué trabajo aceptar, etc. Todo eso es muy importante para mí. No todos los actores que yo conozco dicen: “¿Hago la portada de esta revista o de esta otra?” Su realidad es tener un papel, acudir a una audición, pagar su alquiler… Y muchos directores viven muy mal porque, aunque escriben, sólo llegan a hacer una película cada 4, 5 o 7 años porque no han conseguido la financiación necesaria. Es una profesión mucho más violenta de lo que pensamos y yo quería enfocarme en esa violencia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy