email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VILNA 2020

Catarina Vasconcelos • Directora de A metamorfose dos pássaros

"Si no lo sé, lo puedo inventar"

por 

- Cineuropa he entrevistado a Catarina Vasconcelos para hablar sobre A metamorfose dos pássaros, premiada en el Festival de Vilna, justo después de la ceremonia de clausura organizada online

Catarina Vasconcelos  • Directora de A metamorfose dos pássaros

“Me alegro de que hayan podido celebrar el festival en estos tiempos tan complicados”. Estas fueron las palabras de la lisboeta Catarina Vasconcelos  después de que su híbrido documental, A metamorfose dos pássaros [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Catarina Vasconcelos
ficha del filme
]
, recibiera el premio a mejor película en el Festival de Vilna (ver la noticia). La cinta presenta un retrato de la pérdida y las relaciones familiares a través de una narración tierna y poética. “¡Necesitamos seguir adelante!”

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Al ver tu película, tenemos la sensación de poder cerrar los ojos y simplemente escucharla. ¿Cuál era tu intención al combinar estas historias con unas representaciones visuales que no siempre resultan evidentes?
Catarina Vasconcelos:
Me llevó seis años hacer esta película. Comencé con algo personal, con mi familia, pero me preocupaba que se convirtiera simplemente en una historia familiar con la que nadie más pudiera conectar. Al mismo tiempo, yo no tengo estudios de cine, así que no tenía nada que perder. Podía probar cosas con libertad. Mi formación es en bellas artes, por lo que comencé a tener visiones que me llevaban de vuelta a la pintura. ¿Conoces la sensación de estar completando un rompecabezas y que todos los elementos encajen de repente? Así es como sucedió, de una manera muy extraña.

Hablas de gente que no entiende el concepto de migración de las aves, pero “cuando los seres humanos no pueden explicar algo, se lo inventan”. ¿Es algo que también querías hacer con tu familia?
Por supuesto. Mi familia fue extremadamente generosa cuando comencé a filmarlos. Entrevisté a mis tíos y tías, pero había algunas cosas que no querían contarme. Al principio fue duro. Me preguntaba por qué guardaban esos secretos, pero luego entendí que las familias funcionan así. Hay ciertas cosas de las que no se habla. Pero si no lo sé, puedo inventarlo. ¡Eso es lo que hacemos! Incluso cuando se trata de encontrar una cura para el coronavirus. Creo que eso está presente en la película: a veces hay que inventar cosas para que existan.

Muestras un cierto equilibrio en la forma en que la naturaleza refleja la vida de las personas. Sin embargo, hoy en día este equilibrio parece haber desaparecido.
Pensar en la muerte me hizo reflexionar sobre nuestra relación con la naturaleza. La muerte nos conecta a todos, es algo natural que simplemente sucede. La experiencia de la pérdida es compartida por seres humanos, animales, plantas..., Los elefantes también entierran a los suyos. De alguna forma, la naturaleza me dio esperanza, especialmente debido a sus ciclos. Después del otoño y el invierno llega la primavera, cuando todo renace. Un día, mientras observaba las hojas, me di cuenta de que se parecen mucho a nuestra piel, a lo que somos. Me resultaba muy fácil establecer todos estos paralelismos, como el funeral del pájaro [que se muestra en la película] y lo que hacemos normalmente cuando fallece alguien. No sé si recuerdas la primera vez que fuiste consciente de que todos vamos a morir. Puede ser un momento bastante impactante. El pájaro consigue que los niños piensen en su padre, pero en ese momento están rodeados de naturaleza. Creo que eso les aporta algo de consuelo.

A pesar de toda la seriedad de la película, hay momentos en los que también muestras tu sentido del humor. Cuando se menciona una lista de cosas que "debían hacer" las mujeres, como tejer, cocinar o "cuidar de las casas que pertenecían a los hombres", la enumeración se interrumpe por el ruido de un secador de pelo.
Mientras buscaba información sobre mi abuela, acabé investigando sobre la vida de las mujeres en los años 50 y 60, durante la época de la dictadura en Portugal. Hoy en día las cosas siguen siendo bastante injustas, pero en aquel momento era inverosímil. Existía la idea de que los hombres lo controlaban todo, y que su palabra era la palabra de Dios. Sin embargo, en mi familia era mi abuela la que mantenía a todos unidos, ¡mi abuelo siempre estaba en el mar! En la escena que mencionas, el narrador también dice: "Las mujeres se quedan embarazadas y abortan". Era algo que sucedía todo el tiempo, pero nadie hablaba de ello. Las mujeres tenían que lidiar con eso solas, por eso tenía ganas de tratar este tema.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy