email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

NORUEGA

Johanne Helgeland • Directora de The Crossing

"Hablarles a los niños de temas importantes y cuestiones difíciles es útil"

por 

- Cineuropa ha entrevistado a la noruega Johanne Langeland para hablar de su primer largometraje The Crossing, una película de acción y amistad ambientada en la ocupación alemana de Noruega en 1942

Johanne Helgeland • Directora de The Crossing

Por primera vez en Noruega, se estrena a principios de este año una película sobre la guerra dirigida a los más jóvenes, cuyos personajes principales son niños. The Crossing [+lee también:
entrevista: Johanne Helgeland
ficha del filme
]
, dirigida por la noruega Johanne Helgeland, ha sido producida por Cornelia Boysen para la sociedad Maipo Film y distribuida por Nordisk Film Distribusjon. La película se desarrolla en 1942 durante la ocupación alemana de Noruega.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Docente de formación, también tienes estudios de cine.
Johanne Helgeland: Sí, he dirigido cortometrajes, videoclips, anuncios publicitarios… Trabajar en proyectos de corta duración me da energía.

Y ahora tu primer largometraje, The Crossing.
Trabajamos sobre el guión original de Maja Lunde, no sobre la novela que ella editó en 2012… Espen Torkildsen escribió el guión. Yo quería hacer una película clásica en tono serio sobre la valentía y la amistad. Es un thriller que toma en serio a los niños y que se puede ver en familia. The Crossing parece un viaje lleno de aventuras con toques fantásticos, narrado por Gerda (Anna Sofie Skarholt), de diez años. Es una mosquetera intrépida e impulsiva. Su hermano, Otto (Bo Lindquist-Eriksen), de naturaleza inquieta, adivina la gravedad de la situación. Pero duda, sobre todo porque se siente atraído por el universo al que pertenece su amigo, cuyo padre es complaciente con los ocupantes. ¿Qué está bien y qué está mal? Un día, sus padres son arrestados y ellos descubren en el sótano a Daniel (Samson Steine) y a su hermana, Sarah (Bianca Ghilardi-Hellsten), unos niños judíos a los que ayudarán a huir. Destino: Suecia.

El bien, el mal…
Había que ser claro y conciso sobre el tema, pero intentamos matizarlo, mostrar diferentes facetas de los personajes, varios aspectos de la realidad. Por ejemplo, el joven soldado alemán, interpretado por Luke Neite, duda ante las órdenes que debe cumplir. Después, la paleta de colores cambia, se instalan la duda y la inseguridad, y el mundo se vuelve duro y frío. Pero la luz se mantiene su lugar, y la luz son los niños. 

¿Querías tratar con delicadeza al público?
Una película de un realismo más rudo, más crudo, hubiese sido demasiado dura. Yo no quería edulcorarla. Había que encontrar el equilibrio.  

¿Fue difícil encontrar actores jóvenes?
Necesitábamos niños que fuesen naturales, creíbles, capaces de interpretar papeles difíciles. Sin embargo, la decisión fue muy fácil después de algunas audiciones. Ninguno de los niños tenía experiencia en el cine o en el teatro, nos tomamos nuestro tiempo para hacer varias repeticiones e infundirles confianza. Les entregamos el guión en seguida para que pudiesen comprender mejor la historia e impregnarse de sus personajes.

Los jóvenes actores se esfuerzan mucho por contar la historia.
En medio del bosque y sobre un terreno resbaladizo… Me han impresionado por su valentía y su determinación. Son ellos quienes llevan la película. Para seguirlos mejor en plena acción, el director de fotografía John-Erling Holmenes Fredriksen optó por usar un “cardán”, una cámara montada sobre un cardán en lugar de un vagón sobre rieles. Un método más flexible para estar cerca de los actores. En el proceso de montaje, tuvimos un problema de racord, de continuidad, debido al clima, a la nieve caprichosa. Afortunadamente, pudimos contar con algunos días suplementarios de rodaje y retocar un poco el guión: algunas escenas pueden ser menos espectaculares, pero la historia, a mi juicio, se vuelve más real, más auténtica. Y el compositor, Stein Berge Svendsen, supo conciliar la dimensión épica del relato y la sensibilidad de los personajes.

¿Qué películas te han marcado?
Cuando era muy joven, vi Little Ida (1981), de Laila Mikkelsen, una película dramática, más bien para adultos, que habla de la guerra y de los prejuicios. Como muchos niños, me gustaban las películas serias que resaltaban los buenos sentimientos, como E. T. o El imperio del sol, de Steven Spielberg. Es útil hablar con los niños de cosas importantes, de temas difíciles. No debemos subestimarlos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy