email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SUNDANCE 2020 Competición World Cinema Dramatic

Massoud Bakhshi • Director de Yalda, a Night for Forgiveness

"El mundo se divide entre una minoría rica que quiere todo y una mayoría que no tiene nada"

por 

- El cineasta iraní Massoud Bakhshi habla de Yalda, a Night for Forgiveness, una producción mayoritariamente europea, premiada en Sundance y que se presentará en la Berlinale

Massoud Bakhshi  • Director de Yalda, a Night for Forgiveness

El iraní Massoud Bakhshi, que se dio a conocer en la Quincena de los Realizadores de Cannes 2012 con Une Famille Respectable [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, acaba de dar la sorpresa en el 36º Festival de Sundance, donde su segundo largometraje, Yalda, la nuit du pardon [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Massoud Bakhshi
ficha del filme
]
, ha recibido el Gran Premio del Jurado en la sección World Cinema Dramatic. La película, vendida por Pyramide y producida por la compañía francesa JBA, junto con Alemania, Suiza, Luxemburgo, Irán y Líbano, se proyectará en la sección Generation de la 70ª edición de la Berlinale (del 20 de febrero al 1 de marzo).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surge la idea de Yalda, la nuit du pardon? ¿Hasta qué punto te inspiraste en hechos reales?
Massoud Bakhshi: La idea inicial de la película viene de los documentales sobre mujeres condenadas por la muerte de su marido. Yo vengo del cine documental y estas películas me conmovieron. El realismo social está muy presente en el cine iraní. Mientras escribía y reescribía el guión, hablé con muchos abogados y expertos, y aprendí muchas cosas sobre la ley y sobre la situación de estas mujeres.

¿Por qué te interesaban temas como el perdón y la venganza? ¿De qué manera querías abordarlos?
Es un tema bastante frecuente en la sociedad iraní. Los asesinatos y los crímenes pasionales ocurren con mayor frecuencia en las clases desfavorecidas y los condenados suelen buscar el perdón de la familia de la víctima. Pero no tienen los medios para pagar el precio de la sangre: el dinero que la persona condenada debe pagar a la familia de la víctima en caso de perdón. Por consiguiente, la alta sociedad, las ONG, los activistas, los periodistas, las actrices de cine o los deportistas de élite obtienen este dinero de benefactores para promover la cultura del perdón. Y para el sistema judicial también es importante disminuir la tasa de ejecuciones.

A lo largo de la película, surge el tema de la diferencia de clase entre las dos protagonistas. ¿Por qué quisiste explorar este tema?
Es un problema muy común en la sociedad iraní, y también es un tema universal en la actualidad. Yo creo que el mundo se divide entre una minoría rica que quiere todo y una mayoría que no tiene nada, que está enfadada y que busca justicia e igualdad de derechos. Vivimos en un mundo donde un danés puede viajar por más de 100 países sin visa mientras que un afgano o un iraquí sólo puede entrar en dos o tres países con su pasaporte.

¿Cómo gestionaste el ritmo y el registro emocional tan elevado de la película?
Trabajé en el guión durante cuatro años. Y con las actrices, repetimos varios acontecimientos del pasado de las protagonistas como trasfondo, para que pudieran interpretar mejor sus personajes.

¿Cuáles eran tus intenciones en cuanto a la puesta en escena, la fotografía y el sonido?
Yo sabía que era difícil dirigir un juicio a puerta cerrada sin mantener la armonía en el ritmo y en la puesta en escena. Dividí el guión en escenas de juicio, de espectáculo y de secretos, y sabía que debía grabarlas con dos estilos diferentes. El espectáculo es luminoso y colorido; y los bastidores son oscuros, con colores apagados y muertos. También hablé con el director de fotografía para encontrar las luces y los movimientos adecuados. Además, grabamos el reportaje de TV antes del rodaje principal, algo que supuso una preparación eficaz para la actriz principal y para el equipo.  

¿Cómo fue el proceso de financiación de la película?
Muy largo y complicado. Con la prohibición de mi primera película en Irán, era imposible conseguir financiación en mi país; y en Europa, no es fácil conseguir apoyo para una película en lengua extranjera con un casting y un equipo iraníes, y grabada en Irán porque no existen acuerdos de producción con ese país. Mis productores tardaron dos años en encontrar los socios y la financiación necesarios para hacer esta película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también