email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

MIRADASDOC 2020

Alexis Delgado Búrdalo • Director de Esta película es sobre mí

"Nunca imaginé que iba a rodar dentro de una cárcel"

por 

- Hablamos con Alexis Delgado Búrdalo, que participa en el MiradasDoc con Esta película es sobre mí, un documental que ya causó impresión en su paso por Visions du Réel y Sevilla, entre otros festivales

Alexis Delgado Búrdalo • Director de Esta película es sobre mí

Hablamos con Alexis Delgado Búrdalo cuando está a punto de embarcar en el avión que le trasladará de Madrid a Tenerife, isla canaria donde se celebra esta semana el XIII Festival y Mercado Internacional de Documentales de Guía de Isora – MiradasDoc. En su Concurso Internacional de Óperas Primas se proyectará Esta película es sobre mí [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alexis Delgado Búrdalo
ficha del filme
]
, que ya pudimos disfrutar tanto en Visions du Réel como en Sevilla o Sheffield.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Es tu primera vez en MiradasDoc?
Alexis Delgado Búrdalo:
No he estado físicamente en este festival antes, pero mi primer trabajo, el cortometraje Tres mujeres, tuvo allí su estreno nacional, hace seis años, y recibió una mención.

¿Cómo ha sido el recorrido hasta ahora de tu primer largometraje, Esta película es sobre mí, que pudimos ver en el Festival de cine europeo de Sevilla 2019?
Su premiere mundial tuvo lugar en Visions du Réel (Suiza) y luego viajó por más certámenes hasta su estreno nacional en Sevilla. Ahora buscamos la fecha de estreno en salas: resulta difícil debido a su metraje, de 61 minutos. Eso es un hándicap, pero no podría haber estirado la película más, porque si eres coherente con el material que tienes, el film llega a donde llega, sin alargarlo artificialmente. Estamos viendo alternativas de estreno, como hacer un paquete con el cortometraje de Mauro Herce, Lonely Rivers, que también se proyecta en MiradasDoc, pues en Portugal estrenamos en un programa conjunto.

A veces, en los documentales se produce un bajón a la hora de su comienzo: ¿es difícil mantener el interés y ritmo más tiempo?
En efecto. Yo podría haber estirado mi película, pero si mantienes ritmo y coherencia, y vas puliendo, limpiando y purgando, solo dejas lo esencial y mantienes el interés siempre del espectador y no te regodeas, al final sale la duración adecuada. No es algo que decide uno de antemano: es lo que dan de sí la situación, el material filmado, la historia y el personaje.

¿Cómo encontraste a una protagonista tan especial como Renata?
Fue un hallazgo fortuito, casual: nunca me imaginé que iba a filmar dentro de una cárcel. Sí que estaba en disposición, con la sensibilidad despierta, de encontrar historias y esto lo comentaba con los amigos. Entonces una compañera me dijo que iba a realizar un taller de integración en un centro penitenciario y que si quería llevarme la cámara y rodar, y además hacer un reportaje de su trabajo, me facilitaba el viaje y la entrada con una cámara a la prisión. Dije que sí y, sin proponérmelo, me topé con Renata y con más personas. Pero ella me produjo una extraña atracción y, al mismo tiempo, temor. Me parecía enigmática, y eso me fascinaba; no hablaba con nadie, miraba con unos ojos muy intensos y me fui poco a poco acercando a ella, armado de confianza al ver que no esquivaba mi cámara. Así que le propuse hacerle un retrato, descubriendo luego que estaba deseando que la filmara. Me encontré una suerte de actriz-diva que quería contar su historia.

Has nombrado la mirada, bastante desnuda en la película, pero... ¿existe ésta cuando hay una cámara delante o va cambiando, pues las miradas son muchas y múltiples?
Ese asunto que comentas es una problemática filosófica o casi ontológica, pues ¿cómo podemos saber qué hay al otro lado, cómo podemos determinar la realidad objetiva? Sólo sabemos que nosotros interpretamos la realidad, colectiva e individualmente. La mirada desnuda es una manera poética de decir que es franca, real y estamos viendo lo que hay detrás de ese rostro: ¿vemos a esa persona, su alma? Esta cuestión es infinita, porque estamos viendo una película, una representación de una presencia. Hay unos códigos en ella que asumimos a priori y no cuestionamos: el del documental se basa en la idea, creencia y fe, de que lo que contemplamos es real. A mucha gente le molesta que la frontera entre realidad y ficción no esté clara, porque siente sus expectativas frustradas y, en algunos casos, estafadas. La ambivalencia entre lo que es y no es, lo que es representado y lo que representa, lo que creemos que es verdadero y lo que quizás sea fantasía, es un elemento fundamental de mi película, implícito en el retrato de Renata: a esa persona, que está encerrada en una cárcel, el público la va a conocer a través del personaje, que es la representación de la película y que yo he construido en la edición. Este personaje encarna esa complejidad de definir qué es real o no: ¿está actuando, está sintiendo, está siendo ella, es una actriz ante la cámara, qué hay de verdad en lo que dice...? Eso es lo fascinante del personaje y lo que puede aportar la película: ojalá su contemplación despierte estas reflexiones en torno a la representación.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy