email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

FRANCIA Luxemburgo / Bélgica

Filippo Meneghetti • Director de Deux

"Todos mentimos, todo el tiempo"

por 

- Cineuropa entrevistó al director Filippo Meneghetti en los 22os Rendez-Vous de cine francés de Unifrance para hablar sobre Deux

Filippo Meneghetti  • Director de Deux

En Deux [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Filippo Meneghetti
ficha del filme
]
, estrenada en Francia el 12 de febrero, Nina y Madeleine (Barbara Sukowa y Martine Chevallier) son dos vecinas que se preparan para disfrutar de su jubilación. Además, las dos mujeres han sido amantes durante años, aunque se lo han ocultado a todo el mundo, especialmente a los hijos de Madeleine. Hemos hablado con el director de la cinta, Filippo Meneghetti, durante la 22ª edición de los Rendez-vous de cine francés de Unifrance.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Mucha gente cree que el amor es “para los jóvenes”, y que cuando llegas a cierta edad deja de preocuparte. ¿Es una de las razones por las que querías hacer esta película?
Filippo Meneghetti: Yo espero mantenerme con energía cuando sea mayor, disfrutando de la vida hasta el final. Pero no, no se trata de eso. Intenta imaginar a tu madre teniendo sexo. Es difícil, ¿verdad? Vivimos en una sociedad obsesionada con la juventud. Es un como fetiche, todo el mundo tiene cuerpos perfectos. Estoy bromeando, pero lo cierto es que a veces en las películas hasta el panadero tiene abdominales. Se trata de un tema político, y como director tengo la responsabilidad de ser honesto, sin necesidad de llevarlo demasiado lejos y mostrar cada arruga.

Martine Chevallier interpreta a dos personas muy diferentes: la amante de otra mujer y una madre que mantiene las apariencias con su familia. Mucha gente se ha acostumbrado a tener que mentir.
¡Tanto mujeres como hombres! Crecí rodeado de mujeres, y todos los días las veía interpretar papeles muy diferentes. En Italia, las madres son sagradas, pero al mismo tiempo tienen debilidades. Por supuesto, no estoy hablando de mi madre, ella no tiene ningún defecto [risas]. La cuestión es que todos mentimos, todo el tiempo y a muchos niveles. La visión que tienen de nosotros otras personas influye en la forma en la que nos vemos a nosotros mismos, pero al menos en ocasiones podemos aislarnos del mundo exterior. El problema es que no puedes escapar de tu propio juicio. Creo que esta película trata sobre la autocensura. Madeleine vive una doble vida. En la primera parte ella es la impostora, mientras que en la segunda es al revés. Quería que todos los personajes parecieran ambiguos, o incluso que se convirtieran en villanos, aunque en realidad no me gusta esa palabra.

Tanto su hija Anne como su hermano parecen bastante liberales. Aún así, su actitud cambia por completo cuando descubren que su madre es lesbiana.
He visto a mis propios amigos reaccionar de esa manera. Es sorprendente, pero durante los cinco años que nos llevó escribir el guion había miles de personas que salían a la calle para protestar contra el matrimonio entre personas del mismo sexo. Los domingos, durante su día libre, venían en autobús hasta París solo para eso. En el caso del personaje de Léa Drucker, no tiene nada que ver con que sea homófoba, sino con los celos y con sentirse traicionada. Aunque hablamos de una madre y una hija, sigue siendo una relación amorosa y el amor se basa en la confianza. Es doloroso descubrir que alguien tan cercano nunca ha confiado en ti lo suficiente como para revelarte quién es realmente. Y cuando estás herido, quieres que otros sufran.

Supongo que es un acto reflejo.
Sí, tan solo quieres deshacerte de algo que te está haciendo daño. En Italia decimos: "Lontano dagli occhi, lontano dal cuore" [en español: lejos de la vista, lejos del corazón]. Ella intenta protegerse a sí misma "protegiendo" a su madre. Espero que el público pueda entenderla sin tener que estar de acuerdo con lo que hace. Afortunadamente, Léa es excelente para generar empatía. No puedes evitar quererla.

La película es una historia de amor, pero no vemos grandes gestos románticos. El afecto se demuestra de una forma más sutil. ¿Es una forma de mostrar que están acostumbradas a esconderlo?
Mi coguionista y yo siempre repetíamos la misma palabra: contención, moderación. Podríamos haber hecho un melodrama intenso, pero no me gustan esas películas. Nuestro objetivo era: "Tenemos que hacer todo lo que podamos con lo mínimo necesario". A veces la vida es así. En los momentos más trágicos tenemos conversaciones insignificantes. Además, junto al director de fotografía, decidimos "ser lo suficientemente valientes como para ser simples". Prefiero que el público tenga que buscar la emoción por su cuenta.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también