email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Fuera de Competición

Carolina Rosi y Didi Gnocchi • Directoras de Citizen Rosi

“Mi padre estaba convencido de que el cine podía mejorar la sociedad”

por 

- VENECIA 2019: Didi Gnocchi y Carolina Rosi encuentran un momento para hablar de su documental sobre el director Francesco Rosi, Citizen Rosi

Carolina Rosi y Didi Gnocchi  • Directoras de Citizen Rosi

En el documental biográfico que han creado Didi Gnocchi y Carolina Rosi, se describe un momento vital del cine italiano, así como de la historia de este país, a través de la vida del director Francesco Rosi (1922-2015). Citizen Rosi [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carolina Rosi y Didi Gnocchi
ficha del filme
]
 fue estrenada a nivel mundial en la categoría fuera de competición del Festival de cine de Venecia.

Cineuropa: ¿Cómo concebisteis el documental de Francesco Rosi?
Carolina Rosi: Se nos ocurrió la idea cuando empezamos a ver las películas de mi padre y sentimos el poder que yacía en ellas. La idea original tenía un formato más tradicional, pero al final decidimos hablar sobre la historia reciente de Italia y los eventos que acontecieron desde el punto de vista de sus películas. Cuando empezamos, mi padre aún estaba vivo y queríamos que fuese lo que conectase toda la película. No obstante, él murió mientras estábamos rodando, por lo que decidí convertirme en este nexo. De este modo, pasé a tener dos papeles en la película: la hija del sujeto principal, así como la encargada de explicar qué eventos de la historia de Italia había detrás de cada una de sus películas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Didi Gnocchi: Yo vengo del mundo del periodismo, y en esta película, además, trabajé con otra periodista. Anna Migotto, que durante mucho tiempo estuvo cubriendo noticias relacionadas con el crimen organizado. Mi propio campo de especialidad es la historia de Italia, y he realizado una documentación muy amplia para conseguir el material para los distintos temas presentados en la película. Me he documentado sobre qué pasó en este periodo en el que se realizaron las películas y sobre qué refleja. Anna y yo hicimos el trabajo periodístico, mientras que Carolina aporta el recuerdo de su padre en el set, así como el recuerdo del hombre sensible que fue.

En Citizen Rosi vemos escenas de padre e hija viendo sus películas juntos. Carolina, con este proyecto, debes de haber visto las películas de tu padre desde una nueva perspectiva. Debió ser una experiencia emocionante, pero también desafiante, ¿verdad?
C.R.: Por supuesto. Colocamos una pequeña cámara junto al sofá mientras veíamos las películas. Se convirtió en un recuerdo muy preciado. Durante un año vimos las películas de mi padre juntos, hablamos sobre estas películas. Yo le escuchaba. Para mi esta fue la primera vez que profundicé en su filmografía. Fue algo muy natural, estar ahí, sentados, absorbiendo toda esa información. Estar ahí, en ese momento, me hizo entender de verdad, la fuerza que había en sus películas.

¿Por qué creéis que el cine de Rosi y otros jóvenes cineastas italianos de entorno a los años 60 tuvieron tal impacto?
D.G.: Porque se estaba construyendo una democracia. Italia empezaba a crecer después de la guerra, y esta época captura a la perfección lo que estaba pasando. El escritor Raffaele La Capria habla sobre la cultura como un elemento fundamental a la hora de construir una democracia. Y la cultura es cine, literatura, arte, diseño. Hoy en día, la gente probablemente no sienta que no pueden sobrevivir sin cultura. El peso de la cultura es muy diferente.

¿Qué ha cambiado en el cine italiano desde entonces?
C.R.: El cine italiano actual no surge de un pensamiento con elementos morales o éticos. Puede ser muy bueno describiendo la realidad del país, pero la narración no se apoya en un punto de vista que tenga un sentimiento ético. Sus directores han abandonado la idea de que los intelectuales tienen un rol en la sociedad, un rol que contribuye a establecer los cimientos de la democracia. Mi padre estaba convencido de que el cine podía mejorar una sociedad.

Y las películas Salvatore Giuliano, El caso Mattei y Cristo se paró en Éboli, por nombrar algunas de sus películas, todavía son vitales, ¿verdad?
C.R.: Por supuesto. Y muy actuales, además. Nada parece haber cambiado, lamentablemente. Y esto se debe en parte a algo que sacamos a relucir en esta película. La situación en la que vivimos hoy en día no es tan diferente a la que vivíamos hace 40 o 50 años. También es triste que en la actualidad solo conozcan a mi padre y su generación aquellas personas que forman parte de esta pequeña cultura del cine. El resto, y sobre todo los jóvenes, no le conocen. No solo hablo de Rosi, también de Rossellini, De Sica e incluso de Fellini. Nada.

D.G.: En esa época, además, la gente llegaba al mundo del cine de otras profesiones y con otras experiencias Hoy en día la gente se zambulle directamente en el mundo del cine. Es como un campo donde solo crece un tipo de semilla.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Raúl Alcantarilla)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy