email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TORONTO 2019 Discovery

Jorunn Myklebust Syversen • Director de Disco

“Yo solo soy un testigo. Mi película es una constatación, más que una denuncia”

por 

- La directora noruega Jorunn Myklebust Syversen analiza para nosotros su segundo largo, Disco, proyectado en la sección Discovery del Festival de Toronto

Jorunn Myklebust Syversen • Director de Disco

Disco [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jorunn Myklebust Syversen
ficha del filme
]
, segundo largo de la directora noruega Jorunn Myklebust Syversen, se proyecta en la sección Discovery del Festival de Toronto, y también está invitado a la sección New Directors del próximo Festival de San Sebastián. Es una producción de Maria Ekerhovd para Mer Film, que también distribuirá la cinta en las pantallas noruegas a partir del 4 de octubre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Quién es Mirjam, la heroína de este film que has dirigido y escrito?
Jorunn Myklebust Syversen:
Es una campeona de baile disco y el orgullo de la comunidad religiosa a la que pertenece. Una caída desafortunada, un fracaso y un perturbador secreto de familia la sumen en la inquietud y la duda, a pesar de los ánimos que recibe de los suyos.

¿Por qué contar esta historia?
Siempre me han interesado los ambientes en los que se vive en una burbuja, en los que las relaciones humanas están desequilibradas. Intento comprender los mecanismos que están en el origen de ciertas formas de desenvolverse. Creo que, en un entorno en el que se ejercen marcadas relaciones de fuerza, el deseo de dominación, de manipulación, prospera, especialmente por la necesidad de encontrarle sentido a la existencia: intentando compartir, y luego imponer, las propias convicciones, tenemos la sensación de vivir intensamente. Así que es fácil tender al abuso de poder, sobre todo si la comunidad es influenciable, maleable.

¿Por qué centrarse en las comunidades religiosas?
Me siento intrigada, incluso fascinada, por ciertos pastores jóvenes, por sus gestos y su jerga. ¡Son auténticos maestros del espectáculo! Hice una investigación, asistí a reuniones de varias congregaciones, y constaté que, si bien hay variaciones en el contenido, el método suele ser el mismo: se recurre a una campaña publicitaria que pretende promover un producto. Se trata, en este caso, de transmitir, de vender, incluso, un mensaje espiritual. Es sorprendente ver a los fieles dispuestos a dar dinero para obtener los favores divinos. Estos predicadores son generalmente muy hábiles a la hora de dirigirse a su público, sobre todo a los jóvenes, que son muy sensibles a esta envoltura de glamur. Se reivindica la libertad, la modernidad, pero en realidad, las ideas e opiniones que se expresan son conservadoras.

Tu película ve la vida en rosa.
El rosa es tradicionalmente el color de la feminidad, pero también el de la cursilería, lo superficial, las lentejuelas y los adornos. Es la estética disco, la vida fácil, el mundo moderno y fuertemente sexualizado, lo opuesto de la puerta estrecha a la que se alude en el film. Me inspiré en una serie de animación que se baña en el rosa, Jem. También hablé mucho de la paleta de colores con el director de fotografía, Marius Matzow Gulbrandsen.

Tu película rosa es más bien sombría.
En mis películas, está el tema recurrente de una situación que empeora, una espiral descendiente de la que no se puede escapar, sobre todo si se es vulnerable. Quería mostrar lo fácil que es perderse, perder la identidad en relaciones destructivas. Mirjam, como Anders en mi anterior cinta, The Tree Feller [+lee también:
tráiler
entrevista: Jorunn Myklebust Syversen
ficha del filme
]
, está en un momento crucial de la vida, un momento de crisis, y su entorno no es consciente de ello. Apenas la ayudan, y cuando quieren ayudar, no lo hacen muy bien. Sin embargo, hay personas bienintencionadas y compasivas en estas comunidades...

¿Qué soluciones propones?
No tengo ninguna. Solo soy un testigo. Observo, muestro. Mi película es una constatación, más que una denuncia.

Una constatación perturbadora que pone en evidencia las ambigüedades, las contradicciones.
Hay que atreverse a mirar la realidad a la cara, con toda lucidez. Taparse la cara no es la solución. Es posible que Disco propicie que haya un debate. Eso es bueno. Me gustaría, en cualquier caso, que estuviéramos más atentos, que fuéramos más sensibles al sufrimiento humano.

¿Por qué no hiciste un documental?
Mi película está imbuida, pienso, de una fuerte carga emocional que el documental no siempre permite expresar. Y además, me siento más cómoda en la ficción para exponer la complejidad de las relaciones humanas y dejar que se desarrollen los símbolos que yo elija.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también