email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2019 Competición

Damien Manivel • Director de Les Enfants d’Isadora

"Siempre intento ver a los actores como si estuvieran bailando"

por 

- El director francés Damien Manivel habla sobre su última película Les Enfants d'Isadora, presentada en la Competición Internacional de Locarno

Damien Manivel  • Director de Les Enfants d’Isadora
(© Ottavia Bossello)

Les Enfants d'Isadora [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Damien Manivel
ficha del filme
]
, la última película del director francés Damien Manivel, nos sumerge con ternura y precisión en el mundo de la bailarina Isadora Duncan. Un homenaje a la danza liberada del elitismo que, con demasiada frecuencia, lo sofoca. En su estreno en el Festival de Locarno causó mucha emoción en la audiencia, hablamos con el director sobre como influye su formación en el mundo de la danza en su cine.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué elegiste el personaje de Isadora Duncan, y especialmente su solo "La Mère", como la primera incursión directa en el mundo de la danza?
Damien Manivel:
Elegí la historia de Isadora Duncan como tema de mi película, pero también tengo la sensación de que ella me eligió para contar su historia y hacer esta película. Sucedió por casualidad durante una improvisación con la actriz Agathe Bonitzer. Estábamos en medio de una improvisación cuando ella hizo un gesto muy lento con la mano y los brazos en el suelo y una amiga mía coreógrafa que estaba presente en ese momento me dijo que este gesto le recordaba al solo de Isadora Duncan "La Mère". Le pedí que me contara la historia. Eso me conmovió mucho y pensé que había encontrado mi película, su fuente. Después me sumergí en el personaje de Isadora Duncan, en su biografía, en sus fotos y quedé muy conmovido e inspirado por su vida. Esa mujer me inspira, pero me inspira aún más su faceta artística: su relación con el arte, su exceso y el hecho de que ve el arte como algo muy poderoso. Esto es algo bastante raro y anacrónico hoy en día. Duncan dice: "el arte es vital". Esta frase me conmovió.

¿Cómo crees que tu formación en baile influye en tu sensibilidad como director?
Dejé de bailar hace mucho tiempo, pero todavía tengo recuerdos, sensaciones. Y pienso mucho en el baile, porque sigue siendo mi primera pasión, por encima del cine. Para responder honestamente, creo que influye en mi forma de ver a las personas. Intento ver siempre a los actores como si estuvieran bailando. Incluso si veo a una pareja caminando de la mano, en la pequeña pantalla de mi cámara imagino que están bailando. Así es como siento una emoción, grabando cosas muy simples que me dicen que el baile, su poder, está en todas partes.

Jamás te has preguntado si, durante la grabación, incluso las personas que no tienen ni idea de danza contemporánea pueden encajar completamente a la estética de la película.
Creo que no hay absolutamente ningún problema en ese sentido. El tema de mi película es universal y creo que puede enseñar algo a las personas que no provienen de ese contexto. La danza contemporánea a menudo se percibe como un poco difícil de abordar. Tenemos la impresión de que no entendemos, de que somos un poco tontos. Creo que la película hace el movimiento opuesto, invita al espectador a comprender cómo es buscar un baile en el que los gestos pueden hacerte sentir una emoción. Un amigo que vio la película me dijo: "No sabía nada sobre danza y creo que entendí algo". Me gustó porque es en cierto modo lo que estoy tratando de hacer. Me parece lamentable que la gente piense que el baile está lejos de ellos. Todos somos capaces de bailar.

¿Por qué decidiste estructurar tu película en tres partes y cómo elegiste a tus cuatro actrices principales?
Cuando ocurrió lo del solo de "La Mère", rápidamente quise hacer que la película pasara por diferentes cuerpos, diferentes edades, pero también diferentes historias. De hecho, quería que la película en si misma fuera un gesto de transmisión. Me parece muy agradable que la película pueda transmitir energía de una persona a otra. Es muy importante. Además, como digo en la película: el baile no le pertenece a nadie. En mi película quiero tener a personas muy diferentes, incluso distantes del mundo de la danza. Esta es mi forma de decir: no importa tu edad o tu historia, el baile te pertenece.

Me encontré a Agathe una noche y de inmediato me pareció muy inspiradora, muy magnética. A Manon [Carpentier] la vi en un espectáculo en Aviñón, ella es una actriz profesional. Ella me gustó mucho, la vi muy creativa, muy confiada. A Elsa [Wolliaston] la conozco desde hace diez años, hicimos un cortometraje juntos. Y a Marika [Rizzi] la conozco desde hace diez años también. Así que las tenía presentes, quería hacer una película con ellas. Yo no trabajo como amante de las grabaciones con los actores. Diría que hicimos más trabajo de baile que un trabajo de actores. Aprendí a conocerlas, a dirigirlas, a trabajar con ellas mientras las veía bailar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés por Alessandro Romano Sáez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también