email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LOCARNO 2019 Competición

Rúnar Rúnarsson • Director de Echo

“Hacer Echo fue como saltar en una piscina profunda en completa oscuridad”

por 

- Cineuropa entrevistó al director islandés Rúnar Rúnarsson, que presenta su última película, Echo, en Locarno

Rúnar Rúnarsson • Director de Echo

No hay que dejarse engañar por su ambiente navideño: la película experimental de Rúnar Rúnarsson, presentada en la Competición Internacional del Festival de Locarno, no tiene nada que ver con Love Actually o Bad Santa. En lugar de una sobredosis de azúcar, Echo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Rúnar Rúnarsson
ficha del filme
]
ofrece un retrato de una sociedad en 56 escenas separadas que tienen lugar en el campo, en un museo, en la sala de estar perfectamente iluminada de alguien o incluso cerca de la autopista, inusualmente segura.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Antes de comenzar a discutir la estructura de Echo, quería preguntar sobre el entorno de vacaciones. Es casi como si estuvieras mostrando la otra cara de la Navidad, centrándote en las cosas que la gente preferiría esconder.
Rúnar Rúnarsson:
Estuve trabajando en esa película durante mucho tiempo; bromeábamos con que nos podríamos pasar más de un año grabando. Y de golpe llegaron las vacaciones. Actúan como una lupa de nuestras emociones, y aunque se podría decir que Echo es una especie de película navideña experimental, el objetivo principal era idear una versión contemporánea de la sociedad occidental.

Parece que esto también permitió algo de humor, por ejemplo en la escena en la que los niños están actuando en una obra de teatro escolar, con el pequeño Papá Noel preguntando: "¿Quieres una Coca-Cola?" Solo para escuchar: "No, queremos encontrar al niño Jesús".
Algunas cosas en la película están altamente construidas, pero otras simplemente fueron capturadas, y gran parte de ese humor provino de cosas sobre las que no tenía absolutamente ningún control. Como con estos muchachos jugando a Monopoly, por ejemplo. Estaban completamente intoxicados cuando los conocimos, y aunque hay mucho humor en cómo interactúan entre ellos, tuvimos que grabar durante una hora. Lo que ayudó fue que había una serie de reglas para la película. Por ejemplo, las ubicaciones o los personajes no pueden aparecer dos veces, y no puede haber caras conocidas frente a la cámara. En realidad, había muy pocas personas con experiencia en actuar. Decidimos jugar con la forma en la que percibimos la realidad, porque creo que hay más formas de mostrarla que simplemente haciendo un documental en vivo.

Algunas escenas se desarrollan mucho más tiempo que otras. ¿Siempre estuvieron pensadas así?
Si todos tuvieran la misma longitud, habría hecho que la película se sintiera como una serie de postales. Quería una dinámica diferente. Nunca antes había hecho una película como esta, así que, por supuesto, fue un desafío. Como un salto al vacío. Tuvimos más escenas que finalmente no terminaron en la película porque no queríamos que fuera demasiado largo, no queríamos aburrir a la gente. Y no es como si estuviera buscando "verdades fundamentales", tal como lo indica el título, la película es un eco de nuestra sociedad postmoderna. Una especie de película mosaico donde cada escena es como una piedra que puedes recoger en la playa. Algunas pueden tener una forma extraña, otras pueden ser hermosas, o algo que pensaste que era una piedra podría convertirse en una botella de Coca-Cola de hace 30 años, suavizada por la arena y el océano.

¿Podría verse esta estructura como el sueño ideal de todo cineasta? No necesitas concentrarte solo en un lado de la historia. No hay límite.
Era una forma de trabajar completamente diferente. Todas mis películas, incluso las cortas, siempre tienen este personaje principal que está presente en cada escena, y todo lo demás solo complementa su historia. Ahora, estoy eliminando eso. Pero sí, fue un desafío mucho más grande de lo que podría haber anticipado.

Aunque, para contradecir un poco lo que acabo de decir, en realidad sí que hay un personaje principal en Echo: la sociedad. Y la sociedad está en todas y cada una de las escenas, con diferentes personas que retratan sus muchos aspectos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Alessandro Romano Sáez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también