email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PULA 2019

Dana Budisavljević • Directora de The Diary of Diana B.

"La docu-ficción era la mejor opción"

por 

- Cineuropa habla con Dana Budisavljević sobre su película The Diary of Diana B., que ha sido premiada en Pula recientemente

Dana Budisavljević  • Directora de The Diary of Diana B.

Dana Budisavljević (Zagreb, 1971) es una montadora, productora y documentalista que ha trabajado en varios cortos, documentales y series televisivas en Croacia, así como en coproducciones internacionales. El híbrido de docuficción The Diary of Diana B. [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Dana Budisavljević
ficha del filme
]
es su debut en el largo, y recientemente se estrenó en la competición nacional del Festival de Cine de Pula, donde se hizo con cuatro Premios Arena de Oro, incluyendo los de mejor película y mejor dirección (leer la noticia). Cineuropa habla con ella sobre el propio film y la persona histórica en torno al cual gira.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: A pesar de sus actos heroicos durante la Segunda Guerra Mundial, Diana Budisavljević es una desconocida tanto en Croacia como a nivel global. ¿Por qué la elegiste como tema de tu película?
Dana Budisavljević: De hecho, la historia fue la que llegó hasta mí. Visité el centro memorial del campo de concentración de Jasenovac en 2010, y el director de entonces, que conocía mi apellido, me preguntó si sabía algo de Diana o si era pariente suya. Le contesté que no sabía nada de ella, así que me dio el diario, que ya había sido publicado por el Archivo Nacional de Croacia. Ese fue mi primer contacto con Diana y su historia; ella era una completa desconocida para todo el mundo, salvo quizás para algunas personas de los círculos historiográficos. Es una lectura fascinante que aporta descubrimientos completamente nuevos a esa época.

Insistes en la autenticidad, usando el diario como fuente de la narración y filmando las localizaciones y objetos de la vida real. ¿Cuánto tiempo duró el proceso de investigación, y cómo fue?
Teniendo en cuenta que la historia era tan poco conocida y, al mismo tiempo, tan polémica en nuestra región, quería hacer una película honesta y verídica, así que la investigación histórica era, en cierto sentido, necesaria. Si no, la cinta habría sido relegada a una forma de manipulación política, y había que evitar ese escenario. Esa es la razón por la que Diana ha sido una desconocida durante 70 años. La investigación arrancó en cuanto conseguimos el primer tramo de financiación de MEDIA, y supuso una parte enorme de nuestro presupuesto. Su parte intensiva duró tres años, pero estuvimos incorporando nuevos descubrimientos durante todo el tiempo de desarrollo del proyecto; es decir, durante diez años.

Optaste por un enfoque de docuficción muy específico. ¿Era esta la única forma de contar la historia, basándote en una cantidad de información muy pequeña y a menudo muy ardua?
La decisión de apostar por la docuficción llegó gradualmente. Al principio, pensé que acabaría siendo un documental, porque es lo que he hecho en el pasado. Resultó que no había testigos que pudieran dar su testimonio sobre Diana. Hay algunos que en realidad eran niños en la época, así que no se acuerdan de ella. Lo único que Diana dejó tras de sí que mencionara sus actos fue su diario. La única forma de contar su historia era reconstruir las escenas del diario, y así llegamos a la docuficción. Estaba la posibilidad de hacerlo como una obra completamente ficticia, pero habría costado más que cualquier presupuesto que podríamos haber conseguido. La docuficción fue la solución óptima.

¿Cómo encontraste el equilibrio entre todos los diversos materiales y las diferentes formas de hacer cine? ¿Cuál fue tu planteamiento?
Como las escenas de "ficción" son reconstrucciones de escenas del diario, aunque contáramos con los mejores actores, no podrían ser más conmovedoras que con la persona de carne y hueso, el testigo vivo. Además, si hubiera dado tanto al documental como a la ficción la misma cantidad de tiempo y énfasis, habrían chocado y entrado en conflicto. Este suele ser el problema de la docuficción. Así que uno de ambos elementos tenía que mitigarse, y decidí que serían las escenas de ficción, para que así expusieran los hechos y relataran la historia de Diana. Estas escenas podían mostrar lo que había pasado, porque no era posible que los testigos lo supieran. Podían aportar la emoción porque recuerdan los campamentos, pero no saben quién les salvó, quién era Diana o cómo llegó a implicarse. Fueron seleccionados cuidadosamente y filmados de un modo determinado, para que estuvieran en condición de igualdad con los personajes ficticios. Esa es otra de las peculiaridades de la película. Además, no hay una sensación de transición dura entre los distintos tipos de material. Hay otra cosa que también era importante para mí: no verme obligada a reconstruir las atrocidades en las escenas de ficción.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también