email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

KARLOVY VARY 2019 East of the West

Michal Hogenauer • Director de A Certain Kind of Silence

“Es necesario encontrar tu propio lenguaje cinematográfico y tu propia poesía”

por 

- Hablamos con el director checo debutante Michal Hogenauer sobre su película A Certain Kind of Silence, la banalidad del mal, el cine de género y el minimalismo

Michal Hogenauer  • Director de A Certain Kind of Silence
(© Karlovy Vary International Film Festival)

El director y guionista checo Michal Hogenauer ha presentado su primer largometraje, A Certain Kind of Silence [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Michal Hogenauer
ficha del filme
]
, en la sección East of the West de la 54 edición del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary. Desde Cineuropa entrevistamos al cineasta emergente para hablar sobre su debut, sus fuentes de inspiración y las influencias que le dieron forma, así como sobre el cine de género y minimalista en general.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: La historia de tu debut cinematográfico ha ido cambiando a lo largo de sus siete años de desarrollo. En un principio se anunció una historia ligeramente distinta. ¿Qué provocó este cambio hasta su forma final?
Michal Hogenauer: Cuando comencé tenía varias fuentes de inspiración en mente. Una de ellas era el tema de la manipulación y su funcionamiento. Es decir, cómo un individuo puede manipular a otro y cómo la sociedad manipula a las personas. Otra era el psicólogo Philip Zimbardo y la banalidad del mal. Me parecía fascinante en relación a todo lo que ocurre a nuestro alrededor como, por ejemplo, el terrorismo. También me interesaban los programas de intercambio de estudiantes, como la beca Erasmus, cómo la gente se marcha y cómo las relaciones entre parejas y familiares se rompen fácilmente. Poco a poco, estos hilos se fueron entretejiendo. Una vez tuve suficientes fuentes, me llevó un poco más de tiempo encontrar la forma más simple y minimalista de contar la historia.

Trabajaste como programador de festivales durante la preparación de A Certain Kind of Silence. ¿Fuiste capaz de separar el rol de guionista y director del de programador?
Ver cintas debut de cineastas más jóvenes que yo y observar qué se cocía en el cine desde luego me ha influenciado, tanto para bien como para mal. Por un lado, me ha demostrado que es posible rodar una película y, por otro, que hay muchas películas en el mercado que no son tan buenas y, aun así, tienden a obtener distribución.

¿Modificaste el guion a raíz de estas circunstancias?
La historia original trataba de una estudiante Erasmus que empieza a trabajar en una cafetería. Allí conoce a una comunidad que vive en una granja en mitad del bosque. Esa era la versión inicial del guion. Sin embargo, me di cuenta de que ya había visto bastantes películas con comunidades hippies como esta. En ese momento, decidí empezar a modificar la historia y pasar de una comunidad más grande a una única familia. Por supuesto que hay varias películas que ya han tocado este tema, como Martha Marcy May Marlene de Sean Durkin. Esa es la única película con la que veo cierta similitud, así como los proyectos de Yorgos Lanthimos. En cierta medida, Michael Haneke también ha sido una influencia, principalmente en cuanto al lenguaje visual y cinematográfico. Pero eso no quiere decir que haya tenido intención de copiar a estos cineastas. Es necesario encontrar tu propio lenguaje cinematográfico y tu propia poesía. Cuando terminamos el rodaje, vi la miniserie documental Wild Wild Country que, en mi opinión, encapsula perfectamente todo lo que había estudiado para mi película.

A Certain Kind of Silence puede parecer un film de terror social y casi parece que tu estilo vira al cine de género. ¿Tuviste esto en cuenta mientras hacías la película?
Me encantan las películas de género, especialmente los thrillers, pero el problema es que a menudo tienden a ser predecibles. Aun así, al mismo tiempo siguen atrayendo al público por su atmósfera y suspense. Eso es algo que Haneke y Lanthimos saben tratar muy bien sin dejar de hacer uso de medios minimalistas. Y eso es lo que me resulta fascinante. Cuando el lenguaje cinematográfico, la composición fotográfica y uso de las cámaras pueden ser tan simples y a la vez el resultado final es tan impactante. Eso es lo que pretendía hacer en mi película.

Hay varias similitudes entre tu película y Domestique [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Adam Sedlák
ficha del filme
]
, de Adam Sedlák. ¿Estás de acuerdo?
Nuestras películas se hicieron al mismo tiempo. Además, somos amigos, por lo que a menudo vamos comentando nuestros proyectos. Sin embargo, eso no significa que hayamos influido en el guion del otro, simplemente sabíamos en qué estaba trabajando cada uno y teníamos el mismo número de días de rodaje, 25. Además, nos gustan películas parecidas. Los cineastas que he mencionado antes son también los favoritos de Adam, además de Chantal Akerman y Roman Polanski. Por eso se pueden encontrar similitudes en algunas ideas, paletas de colores o diseño de sonido, por poner algún ejemplo. Formamos parte de la misma generación y tenemos gustos similares, pero no creo que sea un síntoma del cine checo contemporáneo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por David Jiménez Santonja)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también