email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

TRANSILVANIA 2019

Burak Çevik • Director de Belonging

“Intentaba descubrir algo que solo puede hacer el cine”

por 

- Hemos entrevistado al director turco Burak Çevik sobre su segundo largometraje proyectado en Transilvania y basado en hechos reales, Belonging

Burak Çevik  • Director de Belonging
(© Edze Ali)

En su segunda película, Belonging [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Burak Çevik
ficha del filme
]
, presentada en el certamen principal del Festival de Cine Internacional de Transilvania, Burak Çevik se introduce de lleno en el asesinato de su propia abuela, planeado hace 15 años por su tía y su pareja. Presentado inicialmente como el crudo testimonio de un asesinato, el film se transforma en un informe ficticio de un bonito encuentro que rápidamente se agría.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: En Belonging, decidiste hablar de la trágica historia de tu familia. ¿Recuerdas estos hechos de verdad?
Burak Çevik:
Tenía 10 años por entonces, pero recuerdo muchas cosas. Es una historia personal, pero durante mucho tiempo, no la contemplé como mi historia, ¿sabes? Toda familia ha sufrido algún tipo de tragedia, y estaba convencido de que no me había afectado nada. Entonces, hace dos años, recibí los informes de la investigación y me di cuenta de que la mayoría de los lugares donde ocurren los hechos estaban conectados a mi infancia de un modo u otro. Visité la casa de mi abuela después de tantos años y fui incapaz de subir las escaleras. Ahí es cuando decidí realizar esta película.

Al inicio escuchamos el testimonio de la pareja de tu tía. ¿Por qué no el de ella?
Cuando empecé a escribir, sentí que volvía a acercarme a mi tía. En la segunda parte de la película, la ficticia, me enfoqué mucho en nuestros recuerdos en común… quería que tuviese esa voz masculina para equilibrarlo. Él fue el que cometió el delito, así que lo recordamos con él, en cierto modo. Lo único que sabemos realmente sobre esa noche es que se conocieron, tuvieron relaciones y hablaron. Y ya está. Hablé con mi madre sobre mi decisión de realizar esta película, pero ni mi tía ni su amante me dieron permiso. Cuando fui a presentarla a Nueva York, algunas personas me preguntaron qué ocurrió después y si mi tía seguía en la cárcel. No respondí. Creo que esta historia es tan mía como de mi tía, pero debo seguir respetando su privacidad.

Es casi como si hubieses creado dos películas por separado para luego unirlas. En cierto momento, tu personaje dice: “No saber qué ocurrirá es una bendición”. Pero nosotros sí lo sabemos, por esta estructura.
Hay una diferencia entre lo que la audiencia sabe y lo que ve. Saben qué pasará, pero están presenciando un dulce encuentro. Entonces, ¿cómo se sienten al respecto? Mi amigo me dijo que, en la primera parte, mi tía y su amante son percibidos como asesinos a sangre fría, mientras que, en la segunda, la reacción es de “ay, qué monos son”. De esta manera, la audiencia no juzga demasiado. No saben cómo sentirse respecto al caso. Además, siempre he querido rodar una película romántica, que se desarrolle a lo largo de una noche con dos personas charlando.

Hace seis años, fundé una sociedad de cine en Estambul y empecé a proyectar películas de Stan Brakhage y Jonas Mekas. Empecé a pensar en qué puede ser el cine. Parece una pregunta sencilla, pero es difícil de responder. Me preguntaba cómo podía jugar con la estructura narrativa. Mucha gente me dice que después de ver mi película, están sedientos de algún tipo de pista. Pero no les doy ninguna, porque ni siquiera yo estoy seguro de por qué lo hicieron. Mi tía había intentado algo parecido con sus novios anteriores, así que claramente existía esta relación de amor-odio entre madre e hija. Pero nadie lo sabe realmente. Quizás esa sea una de las razones por las que lo estructuré así.

En la segunda parte, ¿por qué decidiste enfocarte solo en este primer encuentro y no en el crimen en sí?
La primera noche era suficiente para mí, quizás porque no estaba tan interesado en el acto en sí. Intentaba descubrir algo que solo puede hacer el cine. Son dos personas solitarias tratando de sobrevivir en este país y en esta familia. Intentan conectar, pero no están seguros de si pueden confiar el uno en el otro. Es algo con lo que puedo empatizar, y me compadecí un poco de este hombre. Es el asesino de mi abuela, pero está en la cárcel por amor y no puede huir. Pienso que creía de verdad en algo, pero no estoy tan convencido en el caso de ella. Cuando leí su testimonió y el hombre habló de este sentimiento de “pertenecer”, me resultó tan poderoso. Porque, ¿a quién pertenecen estos personajes realmente? ¿Pertenecen el uno al otro, o es todo simplemente un juego?

(Traducción del inglés por Mar Muñoz Lorente)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también