email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Benjamin Langeland • Director de Once Aurora

"Soy demasiado impaciente como para trabajar en la ficción"

por 

- Cineuropa ha entrevistado al director noruego Benjamin Langeland en el Oslo Pix, en donde ha presentado su título Once Aurora como parte de la competición de documentales

Benjamin Langeland • Director de Once Aurora
(© Stian Servoss)

En un bar situado al lado de Saga, uno de los cines que acogen este año el Festival Oslo Pix, Cineuropa ha hablado con el director noruego Benjamin Langeland. Su documental Once Aurora [+lee también:
entrevista: Benjamin Langeland
ficha del filme
]
compite en la sección Documental. La película, codirigida con Stian Servoss y producida por Thorvald Nilsen para Flimmer Film, recibió hace algunas semanas el premio Gullruten y también el Golden Heynal al Director de la Mejor película de la Competición Internacional DocFilmMusic, en el Festival de Cracovia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Tu documental nos permite conocer mejor a Aurora, la famosa cantautora noruega.
Benjamin Langeland: Conozco a Aurora Aksnes desde hace mucho tiempo. Es una amiga de la infancia. Ambos procedemos del mismo pueblo cerca de Bergen. Pero la idea de este documental se la debo a Stian Servoss, que es un gran admirador de la música y el universo de Aurora, hasta el punto de ponérsela a su hija para calmarla y dormirla. Al principio, yo era reticente pero terminé por dejarme convencer porque ya había trabajado con Stian. Nos reunimos con Geir Luedy, la agente de Aurora, después con su familia y, finalmente, empezamos a seguirla a todas partes. Le agradecemos mucho que nos haya permitido acercarnos tanto. Se mostró muy abierta, dispuesta a mostrarnos aspectos nuevos de un medio que nosotros ya conocíamos, pero no desde dentro. Es generosa pero vigilante.

¿Cómo se desarrolló el proyecto?
Al principio, nos movía la curiosidad, la fascinación que suscita una estrella. Después, elegimos centrarnos en un camino, en una vida humana. Stian y yo trabajamos juntos estrechamente desde el principio hasta el final del proceso. Stian tiene algunos años más que yo, pero algunas veces fui el hermanito gruñón. Él siempre está de buen humor. Hemos disfrutado como niños en una sinergia que creo que se puede percibir en la película. Nos hemos hecho muy amigos. Algunos días hemos encendido la cámara y nos hemos alegrado de formar parte del equipo, con el director artístico Magnus Skylstad, la dirección, los músicos, en un ambiente distendido de simplicidad y convivencia. Acompañar a Aurora nos ha permitido viajar mucho: Estados unidos, Brasil, la gira por Europa. La buena vida. Cuando estás eufórico, se te olvida que eso no va a durar siempre. El final del rodaje es divertido y triste porque uno siente esa dolorosa sensación de vacío, con la perspectiva de un montaje largo…y con plazos que respetar.

¿Grabaste mucho? ¿Hiciste tú mismo el montaje?
Centenares de horas de material, ochenta días de rodaje. Tres meses más de montaje que para un documental normal, debido al ritmo rápido de varias secuencias. Recrear la intensidad y la fiebre de algunos momentos exige, a veces, una precisión quirúrgica. Al principio, llamamos a un editor pero después decidimos hacerlo nosotros mismos; dejar que la película nos dijese a quién quería parecerse.

¿La música?
Olav Øyehaug es el compositor responsable del diseño de sonido. Pero, naturalmente, el motor de la película es Aurora y es a ella a quien escuchamos y oímos cantar en diferentes contextos. Su historia no es sombría y triste, como creen algunos. Es una persona cálida, lúcida, consciente de sus responsabilidades. Es capaz de protegerse, de hacer frente al estrés, a las tensiones y a las frustraciones inevitables del mundo del espectáculo. Quiere ser maestra de su vida y es ella quien lidera el juego.

¿Por qué elegiste el documental como medio de expresión?
Soy demasiado impaciente para hacer ficción. En el documental me siento como en casa. Lo que a mí me gusta es trabajar con material auténtico, una cosa concreta, y no una creación salida de mi imaginación. Sobre todo, me interesan los acontecimientos que se desarrollan ante mis ojos. Es apasionante poder contar una historia que se ha vivido de verdad, a veces de forma muy intensa e intentar descifrar ciertos códigos. Informar de los hechos pero también compartir emociones que se sintieron a lo largo del rodaje… La transmisión es cautivadora.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también