email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Fernando Colomo • Director de Antes de la quema

“Estoy abierto a recibir ofertas de los productores”

por 

- Tras el resurgir creativo que supuso Isla bonita y después del taquillazo de La tribu, Fernando Colomo estrena Antes de la quema, rodada en Cádiz durante su célebre carnaval

Fernando Colomo  • Director de Antes de la quema

Presentada a competición en la sección oficial de la última edición del Festival de Málaga, Antes de la quema [+lee también:
tráiler
entrevista: Fernando Colomo
ficha del filme
]
, nueva película del infatigable Fernando Colomo, llega a las salas españolas este viernes 7 de junio de la mano de Vértice Cine, tras el éxito de público cosechado con su anterior La tribu [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 y la excelente acogida crítica, hace cuatro años, de Isla bonita [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, que supuso su resurgir profesional. Sentados en las butacas de una de las salas de los multicines madrileños Renoir Princesa, charlamos con el cineasta.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué decidiste rodar en Cádiz y convertir la ciudad en un escenario que influye tan poderosamente en el argumento de Antes de la quema?
Fernando Colomo: Había rodado poco allí: en Bajarse al moro filmamos una jornada en Algeciras, con el ferry, pero no había rodado en la ciudad como ahora. Cuando me llegó el guion me tentaba mucho hacerlo, me gustaba su historia, con la mezcla del carnaval con el mundo de los narcotraficantes. Así vi la oportunidad de rodar allí, en febrero, con equipo reducido, durante el carnaval y luego, en septiembre, el resto del film. Todo se filmó allí, excepto las escenas de la incineradora, en Madrid.

Así se captó ese ambiente festivo y alegre del carnaval...
Claro, porque es imposible de reproducir, además costaría una fortuna y no quedaría bien: es tan auténtico… tardamos a veces varias horas en rodar una escena con los actores mezclados entre el gentío de la fiesta. Yo quería que tuviera esa parte documental, reflejando la realidad. La ciudad me resulta fascinante, tanto sus calles como sus casas, con su patio interior, que parece de influencia italiana, o sus minaretes. 

Cádiz puede presumir de poseer esa mezcla de culturas, pero tu película también juega a la mixtura, combinando comedia y thriller, género éste último poco habitual en tu carrera.
En mi tercera película, La mano negra, había tocado el tema policíaco, pero era más sobre la novela negra. De hecho, eso me atraía mucho: el trabajo iba más en pos de la tensión, que funcionara y, además, con tantos personajes. No era fácil el guion, por eso nos dio mucha guerra. También hay mucho trabajo de ensayo con los actores, meses antes del rodaje, reinventando diálogos… todo ello hizo que surgiera la ironía.

En la película se percibe un trasfondo social de crisis, pero el humor ayuda a sobrevivir…
Esa es la gran enseñanza de Cádiz: el carácter de su gente hace que le saquen punta a todo estando en situaciones muy difíciles, pues el paro es enorme allí, pero la gente es relajada y se toma la vida de otra forma. 

Vuelves a rodar con producción de Beatriz de la Gándara (Sangam Filmstras hacerlo con Fernando Bovaira, de Mod, que te ofreció La tribu.
Yo estoy dispuesto a todo: si encuentras a un productor como Bovaira, era una gran oportunidad. Con Beatriz he tenido más libertad, pues nos conocemos mucho, y aunque no hemos tenido muchos medios, sí ha habido una entrega total de los actores. Sigo abierto a colaborar con otros productores, aunque cada vez me veo más mayor y cansado, aunque Isla bonita fue un punto de inflexión, donde recuperé la ilusión del principio de mi carrera, pues era una película especial y arriesgada, empezando porque yo era el protagonista: fue una locura. El problema que veo ahora en el cine español, es que antes hacíamos películas más pequeñas, pero teníamos mucha libertad; ahora mismo las películas son más grandes, pero hay mucha gente que opina: con las televisiones en la producción, todo el mundo opina sobre guion y casting, lo cual lleva tiempo y el director está esperando a que lo lean todos. Con La tribu estuvimos tres años en total. Mientras Isla bonita la hicimos entre nosotros, empezamos a rodar con 10.000€ de un amigo, y eso es muy de agradecer.

El rodaje entonces de Antes de la quema, ¿se parece más al de Isla bonita?
No, se asemeja más a La tribu, pues Isla fue tan especial… éramos cinco. Además tuve la oportunidad, impensable en otro proyecto, de tener la película montada y con música y mezclas, verla y decidir cambiar el final, que nos costó sólo unos 5.000€. Como un novelista, que toca el final, o el pintor, que borra una parte y la rehace. 

La película se presentó en el festival de Málaga, donde el público debió disfrutarla…
Allí fue una pasada, con la proyección en el teatro Cervantes, y con aplausos en la rueda de prensa, algo no tan habitual. Yo creo que el humor de la película va a gustar más en Andalucía, pero tengo la esperanza de que conecte también con el resto de España.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también