email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Bertrand Bonello • Director de Zombi Child

"El cine también está hecho para invocar espíritus"

por 

- CANNES 2019: El cineasta francés Bertrand Bonello habla sobre Zombi Child, presentada en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes

Bertrand Bonello  • Director de Zombi Child
(© Jean-Baptiste Le Mercier/Unifrance)

De vuelta a la Quincena de los Realizadores, donde presentó De la guerre [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
en 2008, Bertrand Bonello, habitual del Festival de Cannes, donde ha proyectado prácticamente todas sus películas (Le Pornographe, Tiresia, Casa de tolerancia [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Adèle Haenel
ficha del filme
]
, Saint Laurent [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Bertrand Bonello
ficha del filme
]
), excepto Nocturama [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Bertrand Bonello
ficha del filme
]
, habla de su nuevo trabajo: Zombi Child [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Bertrand Bonello
ficha del filme
]
.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué te atrajo al tema de la cultura haitiana del zombi?
Bertrand Bonello: Una mezcla de cosas. Tenía ganas de hacer algo un poco diferente en términos de producción, economía, rapidez, lógica. Y el deseo de hacer algo en otro país, pues nunca había rodado en el extranjero, menos en Montreal, pero vivía allí. Además de estas ganas de hacer algo diferente y de hacerlo fuera, también había unas ganas de libertad. Y al repensar a los zombis en torno a la cuestión muy simple de saber qué es un zombi desde el punto de vista haitiano, me acordé del caso de Clairvius Narcisse, sobre quien leí varios textos hace tiempo. Me di cuenta de que era un tipo que caminaba cabizbajo por las tierras haitianas, que se escondía y que se aislaba del mundo. En esa idea de la sencillez y de un lugar lejano, de pronto vi claro el punto de partida de un posible proyecto. Después, una cosa llevó a la otra, llegamos a Francia, al internado, etc.

Dos historias, en dos épocas diferentes y dos estilos diferentes.
El punto de partida era Haití, y muy rápido surgió la pregunta de determinar cómo se cuenta esta historia. En cuanto que francés blanco, era un poco complicado hacer la película allí solo y llegar a Haití diciendo: voy a hacer una película sobre vuestro vudú y vuestros zombis. Son temas muy delicados, muy "touchy" para los haitianos, incluso cuando los tratan allí, ¡pero mucho más si los filma un extranjero, un francés! Muy pronto, me dije que era necesario que hubiera un punto de vista que llegara desde Francia. A la historia real de Clairvius, añadí una nieta con padres que murieron en el terremoto, y una Legión de Honor para la madre, gracias a la cual la adolescente va a Francia. Y le sumé cuatro jóvenes francesas, que para mí, eran el receptáculo ideal para recibir todo esto. Me gustaba mucho la idea de ese aspecto adolescente. Tenía los dos "set up", y luego desarrollé el relato de los entrecruzamientos y los muchos contrastes: Haití y Francia, las chicas, muy habladoras, y el hombre, muy silencioso, etc.

Utilizas la pasión amorosa como una especie de fenómeno zombi, como una posesión. ¿Es un eco con el que querías jugar?
La pasión amorosa adolescente es un poco particular: es el fin del mundo. De repente, me dije que uno debía sentirse poseído cuando está en ese estado, así que queremos exorcizarnos. Lo que me parece bonito de esa edad de la adolescencia es la mezcla de certezas e incertidumbres.

¿Hasta dónde querías llevar el discurso político subterráneo sobre la esclavitud, las promesas no mantenidas en la Revolución francesa, el liceo de la Legión de Honor, etc.?
No lo busqué, llegué a ello poco a poco. Cuando tenía mi grupo de chicas, no quería que, en la película, se vieran en un café, que huiera padres, etc. Así que decidí meterlas en un internado no mixto. Hice una investigación en internet y me topé con el liceo de la Legión de Honor, que no conocía. Y descubrí que lo fundó Napoleón. Era increíble: ¡Napoleón, Haití, la abolición y el restablecimiento de la esclavitud! A veces, hay intuiciones que fabrican significados muy potentes. Yo nunca me propuse hacer una película política para que Francia se planteara su responsabilidad, pero con mis dos pequeñas historias, esta pena adolescente y este hombre que camina, sin parecer gran cosa, todo ello acabó planteando cuestiones un poco más grandes sobre el legado, sobre lo que hemos hecho con nuestra Historia, tanto por el lado haitiano como el francés. Francia es la Revolución, pero ¿ha estado siempre a la altura?

¿Disfrutas de ese lado fantástico, con Mambo Kathy invocando a los espíritus?
Me encanta. El cine también está hecho para invocar espíritus.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también