email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

J.-P. Valkeapää • Director de Dogs Don’t Wear Pants

"El BDSM es mucho más que el látex"

por 

- CANNES 2019: Cineuropa ha hablado con el director vencedor del Jussi J.-P. Valkeapää sobre su impresionante tercer película, Dogs Don’t Wear Pants, que se proyectará en la Quincena de los Realizadores

J.-P. Valkeapää  • Director de Dogs Don’t Wear Pants

El director finlandés J.-P. Valkeapää, director de They Have Escaped [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: J-P Valkeapää
ficha del filme
]
, trae al Festival de Cannes un poco de dolor y placer con Dogs Don’t Wear Pants [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: J.-P. Valkeapää
ficha del filme
]
, su tercer largometraje, que se presentará durante la tradicional Quincena de Realizadores. La película cuenta la historia de dos personajes: Juha (Pekka Strang) que, tras la muerte de su mujer, ahogada trágicamente, desarrolla un fetichismo por la estrangulación, y Mona (Krista Kosonen), una dominatriz dispuesta a ayudarle.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Dijiste una vez que el mundo del BDSM suele tener una representación en el cine bastante alejada de la realidad.
J.-P. Valkeapää: Solo conozco dos películas que lo hayan hecho bien: Mistress de Barbet Schroeder y Secretary, protagonizada por Maggie Gyllenhaal. En general, la imagen que suelen presentar programas como por ejemplo Ley y Orden es la de una actividad cuyo único resultado es la muerte [dice riendo]. Es como el tabaco o el alcohol: “es malo”. He querido evitar eso. Sabía lo que eran los juegos de rol, pero no tenía detalles, así que tuve que consultar con una dominatriz profesional para poder entender lo que experimenta una persona durante una sesión de BDSM y lo que siente después, ya que una parte importante de la experiencia ocurre dentro de tu cabeza. Cuando fui a su casa, vi a unos hombres en el jardín, trabajando y podando los arbustos y ella estaba dándoles órdenes. “¿Son tus esclavos?”, le pregunté; “Pues claro, ¿cómo iba a tener todo tan ordenado si no?”. Esta situación tan mundana y banal fue una revelación para mí. El BDSM va mucho más allá, no es solo látex.

Los encuentros que muestras en la película tienen un aspecto muy realista, no son cuadriculados y las cosas a veces salen mal. ¿Por eso decidiste que Juha fuese cirujano? ¿Para mostrar al espectador que él es consciente de los límites de su cuerpo?
¡Pero no lo es, no es consciente de ello! Me gustaba la idea de una profesión tan ligada con el cuerpo. Es algo que tiene en común con el BDSM: la mecánica de la anatomía humana y el dolor extremo. Este mundo me parece una vía muy interesante para explorar las emociones del personaje y las fases de su duelo. Nuestro objetivo no era que fuese sentimental y sobre todo no queríamos mostrar a un “viudo santurrón”. El luto es un proceso extremadamente violento emocionalmente y Pekka me dijo que quería representarlo cruda y abiertamente, desnudándose emocionalmente con su actuación.

La última vez que hablamos mencionaste a Billy Wilder como una de tus fuentes de inspiración, sin embargo, basándome en la sinopsis, esta parece una historia bastante sombría. Me hizo gracia.
Escribir el guion de esta película ha sido un proceso que ha durado muchos años, cuando me uní a este proyecto en 2014, [el productor] Aleksi Bardy me dio unas pautas muy simples: una mujer muere ahogada en un accidente, su marido casi pierde la vida intentando salvarla y desde entonces sufre alucinaciones creyendo que aún sigue viva. 10 años después, vuelve a verla, pero solo cuando le estrangulan. Me gustaba que hubiese dos caras tan opuestas en esta historia, era tan fría como caliente, tan perversa como sublime. Pero la dificultad era conseguir que el espectador simpatice con los personajes y entienda por qué decide hacerlo, de forma que las escenas de BDSM no supongan un shock. Los constantes rechazos por parte de Finnish Film Foundation alargaron bastante el proceso y en un momento dado vi la película Manchester by the Sea. Hay una escena en esta película, mientras suena de fondo el Adagio en Sol menor de Albinoni, en la que se desvela que los hijos del hombre habían muerto quemados mientras él iba a por cerveza. No me gustó, era demasiado crudo. Más tarde, empecé a trabajar en una miniserie con el escritor Kari Hotakainen; nos lo pasamos estupendamente, montando historias de lo más absurdas. Creo que esa felicidad influenció un poco la película. 

Para mí la película es una comedia romántica, pero parodias muchos de los clichés típicos de este género, como las escenas de sexo acompañadas de canciones pop.
Cuando Juha intenta acostarse con otra mujer (Oona Airola), la música es el “Adagio” de Manchester by the Sea. Ya ha sido muy usado en escenas trágicas, así que ahora queda para el sexo [dice riendo]. Es cierto que la película cuenta con la típica escena de comedia romántica en la que los personajes que luego formarán la enamorada pareja se ven por primera vez. Pero aun así, hacer una reflexión sobre este género de cine nunca fue mi objetivo.

(Traducción del inglés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también