email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Quentin Dupieux • Director de Le Daim

"Una película sobre la dulce locura y la libertad"

por 

- CANNES 2019: El cineasta francés Quentin Dupieux habla de su nueva película, Le Daim, que ha inaugurado la Quincena de los Realizadores de la 72ª edición del Festival de Cannes

Quentin Dupieux • Director de Le Daim
(© so_me)

De vuelta en la Croisette, donde presentó Rubber [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en 2010, el original Quentin Dupieux (Wrong [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Wrong Cops [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Réalité [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, etc.) habla sobre su nuevo trabajo, Le Daim [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Quentin Dupieux
ficha del filme
]
, protagonizado por unos excelentes Jean Dujardin y Adèle Haenel. La película ha inaugurado la 51ª edición de la Quincena de los Realizadores del 72º Festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surgió Le Daim?
Quentin Dupieux: Al principio, la escribí en inglés para un cómico estadounidense que yo conocía para hacer una película grotesca; era un sketch largo. El proyecto quedó en mis manos porque yo sentía que le faltaba algo. Un día, lo reescribí en francés y le añadí profundidad; reajusté los parámetros humanos que yo comprendía mejor en francés. Así nació Le Daim, que para mí es una película sobre la dulce locura y sobre la libertad: ¿Qué hacemos con la libertad?

Drama, comedia y terror: ¿Cómo has dosificado la mezcla de géneros?
No existe un método científico para mezclar géneros. Siempre me ha gustado jugar con los géneros. Yo no sabría hacer una simple comedia cuya única finalidad es hacer reír. Mucha gente lo hace bien, y son cada vez menos. Cuando hago una película, no me gusta centrarme en un único género, me gusta mezclarlos. Yo cuento esta historia de forma lúdica porque soy así: he visionado películas de terror, cine de autor y grandes comedias, y no puedo elegir entre unas y otras. No he hecho una película sobre un asesino porque no me interesa pasar una hora y media con un asesino en serie; me aburre profundamente. Por eso he decidido combinar diferentes géneros. Me gusta que una sala de cine respire, que se ría y que después haya un momento de tensión donde el público se concentre para después volver a reír. Me gusta jugar con todo eso. No quiero hablar de ciencia del montaje ni de la escritura; a mí me gusta hacer evolucionar la curva de una película.

¿Grabar en una provincia francesa ha influido en el estilo de la película?
Cuando decidí hacer la película en Francia, tuve que replantear todo y crear un mundo solitario, una tierra de nadie en Francia. Exploramos una zona que yo no conocía. He grabado tres películas en Estados Unidos pero fue por pura necesidad de estar en el extranjero para hacer imágenes porque pensaba que era incapaz de grabar en mi país.  

¿Por qué el personaje se graba con una pequeña cámara de vídeo?
Yo no quería filosofar. Me produce placer ver a un tipo filmar y mirar las imágenes en la tele. Me recuerda a mis inicios, cuando tenía 14 años, a mis primeras emociones de videasta. Para mí, es la única razón. Quiero estar conectado con la infancia y con la raíz de mis necesidades. Tengo mucho miedo de convertirme en un adulto aburrido. Me gusta saber que voy a contar algo que conozco. Cuando le doy una cámara a este personaje, es una forma de permanecer conectado a él, una forma de quererlo, de estar cerca de él, de comprenderlo, de estar en un mundo pequeño que yo conozco muy bien. No hay película en la película porque evocamos la posibilidad de una película, pero no la vemos. El cine que habla del cine es, sin embargo, un tema aburrido. Intento evitar el tema de una película dentro de la película puesto que, para mí, la cámara en esta película y con este propósito es más bien un gadget.

Para que la película fuese creíble se necesitaba una interpretación muy contenida de Jean Dujardin. ¿Cómo trabajaste con él?
Fue simple. Los dos necesitábamos esta película, realista, sin efectos. Jean y yo queríamos mantener los pies en el suelo, en el mundo real, que pareciera verdad. Hemos bajado los cursores para que sea neutra, real, suave en la interpretación, que no tenga una apariencia forzada ni exagerada. No se trataba de hacer una performance. Era lo contrario, la excelencia de la nada, el actor que no actúa. Era complicado pero como Jean es un prodigio en lo suyo, fue muy fácil de conseguir.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también