email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LECCE 2019

Leonardo D’Agostini • Director de Il Campione

"Si intentas gustar a cualquier precio puedes equivocarte"

por 

- El director Leonardo D’Agostini nos habla sobre su ópera prima, Il campione, estrenada mundialmente en el Festival de Cine Europeo de Lecce

Leonardo D’Agostini  • Director de Il Campione

Producida por los chicos de oro del cine italiano, Matteo RovereSydney SibiliaIl Campione [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Leonardo D’Agostini
ficha del filme
]
, primer largo de Leonardo D'Agostini, que se estrenará el 18 de abril, es una comedia lograda y agridulce sobre cómo afrontar el éxito. El film se centra en un joven delantero, rico, mimado y encima problemático (Andrea Carpenzano) a quien el presidente del club asigna, como tutor, a un distante y atormentado profesor (Stefano Accorsi). Hablamos con el director sobre la película en el 20º Festival de Cine Europeo de Lecce, donde el film se estrenó mundialmente. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: La cinta se ambienta en el mundo del fútbol, pero cubre muchos otros temas: la amistad, las relaciones de padre e hijo, cómo enfrentarse al éxito... ¿De dónde te vino la idea?
Leonardo D'Agostini: El fútbol es un trasfondo muy importante para la historia, pero en realidad es una cinta sobre la amistad. La idea surgió porque nos causaba curiosidad el personaje de un niño de las afueras de Roma que fuera una especie de estrella de rock, como suelen ser los futbolistas, y nos gustaba la idea de meter a alguien como nosotros —un profesor— en ese mundo loco y permisivo. Nos inspiramos al principio en Mario Balotelli. Luego nos dimos cuenta de que muchos de estos futbolistas tienen rasgos parecidos, familias parecidas, y han tomado caminos parecidos en la vida. La diferencia es dónde acaban, más que dónde comienzan.

¿Te inspiraste en alguna noticia concreta?
Antonella Lattanzi y yo escribimos el guion hace casi cinco años. Habíamos leído sobre Balotelli, al que se le conoce por ser un jugador excelente, pero también por su agitado estilo de vida. En la época, jugaba en el Milán; el club estaba perdiendo la paciencia y al final decidió ponerle un tutor. El tutor era un guardaespaldas en la noticia, pero lo que me interesaba era la idea de un chico, de poco más de 20 años y en la cima de sus habilidades, con una personalidad verdaderamente compleja, llena de lagunas afectivas, emocionales y culturales. Alguien que está tan solo que siempre busca la compañía de los demás; que necesita tener a gente a su alrededor. Pensábamos que quizás por eso no paraba de meterse en líos: porque quería gustar a los demás.

Luego conoce al profesor...
Es un jugador que cobra millones al año, y para proteger su inversión —no por ningún motivo humanitario, por supuesto—, el presidente del club prueba a ponerle de tutor a este profesor que, por sus propias razones, está al otro lado del espectro: ya no espera nada de la vida. El chico está solo sin darse cuenta, mientras que el profesor está solo porque lo ha elegido. El encuentro entre estos dos tipos de soledad pone en marcha los acontecimientos. Están obligados a pasar tiempo juntos, y su relación va creciendo; se convierte en un intercambio. Hasta Valerio lo comprende, y acaba superando sus propios bloqueos mentales gracias a haber conocido a este chico. 

¿Cómo fue investigar a las personas que rodean a estos futbolistas ultramimados?
Leímos muchas biografías, que están llenas de anécdotas. Además, Antonella es hija de dos profesores: su madre le dio clase a Antonio Cassano [otro exjugador famoso por su mala conducta]. Más allá de eso, simplemente pensamos en las dinámicas sociales generales de muchachos con una adolescencia complicada. Si intentas gustar a cualquier precio, puedes equivocarte; este es un hecho universal que trasladamos a un mundo diferente, un mundo de fama y dinero en el que estos errores suelen tolerarse y reducirse a rasgos de personalidad. 

Por último, la escena del estadio: has conseguido reconstruir en pantalla de forma verosímil un partido de fútbol.
Esa fue la secuencia más complicada de toda la película. Es muy difícil recrear la Serie A, una máquina de guerra que genera y cuesta millones y millones. Teníamos que encontrar un colaborador de alto nivel que pudiera representar creíblemente al Roma, y al final fue el Pisa Calcio, un equipo de Serie C compuesto de extraordinarios futbolistas profesionales. Les debemos mucho en términos de la calidad de las escenas de fútbol. Desde un punto de vista técnico, fue todavía más complicado: filmamos las gradas, las zonas interiores, los vestuarios y los pasillos del Stadio Olimpico, pero el campo se filmó en Pisa. Luego usamos efectos digitales para combinar los dos sitios, llevando el campo de Pisa al Stadio Olimpico. Y que Carpenzano interprete a un futbolista de Serie A es otro ejemplo de la magia del cine.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también