email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Forum

Rita Azevedo Gomes • Directora de A portuguesa

“Se puede encontrar la misma verdad en Dostoievski que en cualquier obra contemporánea de calidad”

por 

- BERLÍN 2019: Nos hemos reunido con la portuguesa Rita Azevedo Gomes para hablar sobre la interesante elección de casting en su quinto largometraje, A portuguesa

Rita Azevedo Gomes  • Directora de A portuguesa

A portuguesa [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Rita Azevedo Gomes
ficha del filme
]
se ha proyectado en la sección Forum de la 69ª edición de la Berlinale, y en ella Rita Azevedo Gomes toma su inspiración del clásico de Robert Musil Tres mujeres (1924), que cuenta la historia de una joven (Clara Riedenstein) que acaba aceptando una vida de soledad en un humilde castillo en el paso del Brennero, mientras su marido, el barón de Ketten (Marcello Urgeghe) se halla inmerso en las batallas contra el clero de la zona. Cineuropa ha hablado con la cineasta sobre su interesante elección de casting y de cómo una obra moderna puede funcionar perfectamente como un drama de época.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué es lo que más te atrae de los clásicos literarios? Rita Azevedo Gomes: Tener un buen libro entre manos me sirve de base para nuevas ideas. A veces veo películas con diálogos tan pobres que apenas presentan frases completas, y entonces las ideas se esfuman y eso me deprime. En cambio, cuando leo una novela que me intriga, su lado enigmático me lleva a hacerme preguntas. Me gustan las historias que no se explican al lector porque dan lugar a infinitas interpretaciones, e inmediatamente empiezo a crear imágenes en mi cabeza. Se podría decir que todo buen libro habla la lengua de personas auténticas. La humanidad no cambia tanto con el tiempo, se puede encontrar la misma verdad en Dostoievski que en cualquier obra contemporánea de calidad.

En la película combinas clásicos a través de poemas de distintas épocas, como por ejemplo Unter der Linden de Walther von der Vogelweide.
En realidad, la música medieval no es mi estilo, pero por aquel entonces escuchaba bastante y cuando descubrí esa canción en particular me entraron ganas de leer el poema. Me di cuenta de que, en cierto modo, encajaba con la historia de la película porque habla de un paraíso perdido. Al principio, la portuguesa aparece feliz en su luna de miel, y cuando su marido vuelve a casa por primera vez hay una escena muy alegre y juguetona en la bañera; sin embargo, esa sensualidad se va perdiendo con el tiempo. El poema me llegó al corazón, así que le pedí a Ingrid Caven que la cantara en la película.

La música de José Mário Branco también resulta interesante a la hora de mezclar varias épocas.
No sabía muy bien cuál iba a ser el resultado, pero confiaba en él. Tenía una idea e insistía en incluir la interpretación de Francis Poulenc de uno de los poemas de Charles d’Orléans. Aunque es posterior, no tuve inconveniente porque es una obra musical majestuosa y elegante.

La ambientación y la fotografía envuelven a la película de un clima que recuerda a la edad de oro de la pintura flamenca.
Una de las primeras cosas que hice fue probar las cámaras porque cuando hacíamos películas a la vieja usanza, la gama de colores que obteníamos tenía un efecto acuarela. Las imágenes digitales no funcionan así, tenía que observar cómo cada cámara capturaba diferentes situaciones, sobre todo aquellas en las que las texturas y los materiales tenían un protagonismo especial. Tenía que comprobar cómo se veía el pelo, el color de piel de los personajes o el brillo de la seda. Las imágenes tenían que presentar la tonalidad exacta de verde y azul porque tenían que reflejar la naturaleza de una forma determinada. Además, también tuvimos que recurrir a alguna pequeña trampa para desechar algunos aspectos digitales que no nos gustaban demasiado.

Tengo curiosidad por tu elección de casting, sobre todo por Clara Riedenstein e Ingrid Caven.
También quise trabajar con Ingrid Caven en Correspondencias [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, pero esta es nuestra primera colaboración. No solo es una gran profesional, también es bastante divertida y elocuente. En A portuguesa, su personaje contrasta con la narrativa clásica. Ella es la viajera que narra la película interpretando distintas canciones. En cuanto a Clara, supe desde el primer momento que ella iba a ser mi portuguesa.

Los lugares que elegisteis para rodar la película reflejan admirablemente los descritos por Musil en su novela. ¿Fueron difíciles de encontrar?
Los exteriores se encuentran en el norte de Portugal, pero los interiores se rodaron en otra parte, por lo que tenía que hacer que pareciese que se trataba del mismo castillo. Quería un castillo en lo alto de una colina, que estaba en la otra punta del país. Imagina rodar una escena en la que vas por un pasillo situado en una zona de Portugal, apareces en la sala de estar, al norte del país, y bajas finalmente por una escalera que te vuelve a llevar a otro lugar distinto. La diferencia de microclimas también supuso un problema.

(Traducción del inglés por Inés Seller)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también