email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Orizzonti

Sameh Zoabi • Director

"Un artista atrapado en una situación política en la que todos esperan algo diferente"

por 

- VENECIA 2018: El cineasta israelo-palestino Sameh Zoabi habla sobre su comedia Tel Aviv on Fire, prestrenada en la sección veneciana Orizzonti

Sameh Zoabi  • Director
(© La Biennale di Venezia - foto ASAC)

Tras labrarse una reputación con Man Without a Cell Phone [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el cineasta israelo-palestino Sameh Zoabi ha presentado una nueva comedia independiente, Tel Aviv on Fire [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sameh Zoabi
ficha del filme
]
, en la sección Orizzonti del 75º Festival de Venecia. El largo, que cuenta las penas y desventuras de un guionista de telenovelas atrapado entre la espada y la pared en el conflicto israelo-palestino, también se proyectará próximamente en la sección Discovery del 43er Festival de Toronto

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cuál fue el punto de partida de Tel Aviv on Fire?
Sameh Zoabi:
 Mi primer largo, Man Without a Cell Phone, tuvo reacciones interesantes por parte del público. Para algunos, era demasiado político, para otros, no lo era en absoluto; algunos pensaron que era demasiado pro-Palestina, mientras que otros lo percibieron como pro-Israel. Cuando eres palestino y escribes una película, hay unas expectativas muy concretas, y cada persona lo interpreta todo a su manera. Me pareció que era un dilema interesante, y además tenía la presión añadida de tener que encontrar una nueva idea para una película, un poco como el personaje del director en  [ríe]. Así que tuve la idea de un artista atrapado en una situación política en la que todos esperan algo diferente. Él tampoco sabe aún qué quiere, pero poco a poco lo irá descubriendo. Los inicios del film fueron muy personales, luego fue evolucionando, sobre todo con la adición del mundo de la telenovela, con todos los elementos políticos e históricos.

¿De dónde vino la idea de incorporar el rodaje de una telenovela a la trama?
Al principio, era una idea conceptual, y nos pasamos casi un año trabajando con mi coguionista en la estructura, la trama y el desarrollo de la telenovela y en cómo afectaría a los personajes. Yo he visto muchas telenovelas, al igual que toda mi familia, pues es un género televisivo muy popular en Oriente Medio. Crecí con estos programas melodramáticos con un toque de espionaje, y el que creé para la película es un homenaje a una conocida telenovela egipcia.

La cinta también rinde homenaje a los clásicos de Hollywood.
Cuando estaba escribiendo las escenas de la telenovela y me las imaginaba con ese lado "cutre", demasiado dramático, pensé que iba a lastrar la película y darle un toque de mal gusto, y que el contraste con la realidad no funcionaría tan bien. Así que llevé la telenovela un poco hacía el género del film noir. Uno de los personajes hace referencia a El halcón maltés, y los créditos iniciales son un homenaje a Casablanca. Varias escenas son guiños a clásicos de Hollywood, y hasta las interpretaciones melodramáticas de los actores de la telenovela aluden a ellos. 

La película también es un espejo que refleja y distorsiona la profesión del guionista.
Estoy acostumbrado a escribir comedias, y ya tengo otro guion preparado, se titula Catch the Moon. También coescribí The Idol [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Lo que funciona a nivel cómico es mucha sencillez y poner a un personaje en un rol que no le sienta del todo bien. Cuando un personaje como Salam debe asumir de repente las responsabilidades de escribir un guion, sin estar en absoluto preparado para ello, eso proporciona inmediatamente a la película un tono cómico que saca partido de esa situación. Pero también está el hecho de que convertirse en guionista entraña responsabilidades hacia las personas que te rodean. Estos dos elementos se complementan muy bien por la cuestión palestina, que se representa con imprecisión en los medios, dando una imagen que se reduce a la guerra. Sin embargo, para mí, la vida cotidiana es mucho más interesante que el ambiente político en que se enmarca. Personajes que están afrontando la realidad son mucho más interesantes que alguien que sabe exactamente lo que quiere. En la actualidad, muchos palestinos están, en cierta medida, en un limbo; la generación joven creció con los Acuerdos de Oslo, que se quedaron en nada. Los "líderes" no les están liderando a ninguna parte, y hay un sentimiento desbordante de pérdida de rumbo. Yo trato de abordar esa búsqueda de identidad en mis películas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también