email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CPH:DOX 2021 - Nordic:Dox Award

Informe de industria: Igualdad de género, diversidad e inclusión

Crítica: Seyran Ateş: Sex, Revolution and Islam

por 

El documental de Nefise Özkal Lorentzen sigue a una de las primeras mujeres imanes de Europa, una feminista que lucha por la igualdad de derechos y un Islam progresista

Crítica: Seyran Ateş: Sex, Revolution and Islam

La guionista y directora de cine turco-noruega Nefise Özkal Lorentzen es conocida por hacer documentales que ofrecen una visión controvertida del islam. Su último trabajo, Seyran Ateş: Sex, Revolution and Islam [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, que acaba de estrenarse en la sección Nordic:Dox del CPH:DOX, encaja a la perfección en esta descripción. Sin embargo, la inspiradora historia de una de las primeras mujeres imán de Europa se ve socavada por un enfoque excesivamente televisivo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

Seyran Ateş es una figura singular: abogada de derechos humanos, fundadora e imán de la mezquita Ibn Rushd-Goethe de Berlín, donde hombres y mujeres rezan juntos, el velo no es obligatorio y los miembros de la comunidad LGBTQ son bienvenidos. Está bajo custodia policial desde 2006, y la película empieza con ella leyendo algunas de las amenazas que recibe tanto de fundamentalistas musulmanes y como de europeos de derechas.

En la parte biográfica de la película, Ateş, tumbada en la hierba bajo el sol, relata su infancia en una familia pobre de Estambul y su llegada a Alemania a los 6 años de edad. Cuando alcanzó la adolescencia, el contraste entre el trato patriarcal que le daban sus padres a ella y a sus hermanos, y la libertad de las chicas alemanas para ir a donde quisieran mientras a ella le decían “puta”, la inspiró a seguir el camino que la ha llevado hasta donde está hoy. Su madre y hermana también aparecen en la película, y ella menciona maltrato físico en casa, así que puede ser un símbolo de reconciliación.

El equipo de grabación sigue a la protagonista mientras preside una oración en su mezquita, visita Madrid por el aniversario del atentado terrorista de 2004 y Noruega para una conmemoración de Utøya, escucha las experiencias de trabajadoras sexuales en un burdel de Berlín e intenta alcanzar a las mujeres imán de los uigures de China. Pero las autoridades le impiden acercarse y Ateş termina hablando con una pareja de lesbianas musulmanas que se muestran confundidas ante las doctrinas del Corán.

Una escena inexplicablemente corta que muestra a Ateş ante un tribunal para defender una ley municipal alemana que prohíbe el velo en las escuelas primarias, mientras una profesora lucha por su derecho a llevarlo; y una conversación con una mujer representante de la Iglesia de Noruega en Oslo son los únicos momentos en que llegamos a escuchar los aspectos más importantes de su historia. ¿Cómo concilia las enseñanzas del islam con el feminismo, el género y la igualdad LGBTQ? ¿Qué es para ella la “revolución sexual”, un término que supone un puñetazo en el estómago para cualquier fundamentalista musulmán?   

Cuando intercambia sus experiencias con la sacerdotisa noruega, su conversación es esclarecedora pero la impresión es descorazonadora: una puede ser imán o sacerdotisa y luchar por los derechos de las mujeres, pero sólo en Alemania o en otra sociedad donde las leyes civiles te protejan. Y, aun así, es muy duro.

En un fragmento conmovedor de la película, el sobrino gay de Ateş nos cuenta que estuvo a punto de radicalizarse tras la muerte de su padre, un hombre homófobo, viendo vídeos en YouTube sobre el islam, pero este momento se ve socavado por un diseño de sonido redundante lleno de susurros sugerentes. En otro fragmento, la directora graba a la protagonista caminando por una cueva, hasta una abertura en el techo, donde grita “libertad”, cuyo eco luego resuena: una metáfora explícita e innecesaria. Y así, en lugar del documental estimulante y polémico que promete el título, nos encontramos un retrato de manual de una figura extraordinaria.

Seyran Ateş: Sex, Revolution and Islam ha sido producido por la compañía noruega Integral Films & Litterature. La compañía danesa DR Sales gestiona las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy