email print share on facebook share on twitter share on google+

LOCARNO 2018 Competición

Crítica: Yara

por 

- LOCARNO 2018: El Festival de Locarno acogió el estreno mundial de la nueva película del cineasta iraquí Abbas Fahdel

Crítica: Yara
Michelle Wehbe y Elias Freifer en Yara

Tras dirigir el colosal documental Homeland (Iraq Year Zero) –ganador del premio al mejor largometraje del festival Visions du Réel– el director iraquí Abbas Fahdel presentó su nueva película, Yara [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, en la Competición del Festival de Locarno.

Inspirado en La joven de Luis Buñuel, así como Al azar de Baltasar y Mouchette de Robert Bresson, Fahdel escribió un guion sobre un amor de juventud, transcurrido en la campiña francesa. Sin embargo, por cuestiones de financiación, el romance entre la pequeña Yara (Michelle Wehbe) y Elias (Elias Freifer) tuvo que situarse en otro continente. En palabras del director, esa nueva localización modificó el sentido de la ficción, alterando por completo la esencia afrancesada que Fahdel quería dotar a su futura película. No obstante, aunque la trama suceda en una remota aldea del Líbano, Yara es fiel a sus referentes; y, por ello, mantiene un diálogo secreto con Buñuel y Bresson.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En su quinto largometraje Abbas Fahdel demuestra su rechazo por la separación teórica entre la ficción y el género documental. En esta ocasión, el director de Nous les Irakiens registra y estudia la cotidianidad de aquellos habitantes aislados por las altas montañas, la convivencia entre distintas religiones en un mismo país, y la emigración de los jóvenes libaneses, lejos de Oriente Medio, por razones políticas o económicas. Asimismo, el análisis de dichas cuestiones coexiste con la invención de un romance veraniego entre una pueblerina y un forastero que descubrirá esa aldea al perderse en una excursión. 

El cine de Abbas Fahdel es único en su forma de representar el territorio. Sus películas inmortalizan la autenticidad de los lugares escogidos, así como el día a día de quiénes viven en ellos. En Yara asistimos, nuevamente, a una sacralización del espacio y de los individuos que se mueven en él. Fahdel no interviene en el fluir del lugar para adecuar su película. Más bien, su presencia debe pasar inadvertida, puesto que su cometido es no desnaturalizar el entorno. Su cámara funciona cual artefacto conocedor de la verdad oculta tras esos mundos lejanos, y los rostros de sus habitantes.

Yara ha sido producida por Abbas Fahdel y Nour Ballouk.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.