email print share on facebook share on twitter share on google+

LOCARNO 2018 Cineastas del presente

Crítica: Trote

por 

- LOCARNO 2018: El silencio, lo que se oculta y las miradas resultan herramientas altamente expresivas en la excelente ópera prima del gallego Xacio Baño

Crítica: Trote

Que, al tiempo que Trote [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, debut en el largometraje de Xacio Baño (Xove, Lugo, 1983) sea seleccionada para participar en un festival tan exquisito como Locarno y se anuncie su inclusión en la siempre estimulante y sorprendente sección Zabaltegi-Tabakalera del 66 festival de San Sebastián (leer noticia), que se celebrará entre el 21 y el 29 del próximo mes de septiembre, demuestra que no estamos ante una película del montón.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Trote es una gran metáfora, un grito mudo, un arrebato angustioso. Un film de una belleza apabullante pero, a la vez, de una dureza profunda, acentuada por su delicada, sensible y sencilla puesta en escena, que no descuida el amor por el detalle y la búsqueda, nada presuntuosa, de lo hermoso, algo que en Galicia, donde está rodada, la naturaleza regala generosamente.

Baño, que ya participó en la sección oficial de Locarno, hace tres años, con su cortometraje Eco, debuta así en el largo con un film sobre la incomunicación, la domesticación, el anhelo de liberad y el choque de generaciones. Lo ancestral y lo novedoso colisionan, lo salvaje y lo civilizado también. Y eso lo destila el cineasta con el trasfondo de una fiesta tan popular, brutal y arcaica como Rapa das bestas, cuyos planos –insisto, bellísimos- abren y cierran un largometraje que llega mucho más lejos de su aparente humildad.

Su misterioso argumento se sustenta sobre una familia local, que aún se repone de un accidente y la pérdida de uno de sus miembros. Un padre y dos hijos tienen que lidiar con la nueva situación, que no deja de ser una consecuencia de un pasado insatisfactorio, opresivo y doloroso. Ese malestar, que sus actores transmiten con sus ojos, su economía de gestos y su lenguaje corporal, invade una película por otro lado llena de color, vida y luz, porque las miserias se camuflan sabiamente bajo el disfraz de la rutina, la costumbre y la –incómoda- monotonía.

Trote, película dialogada en gallego, escrita por Baño y Diego Ameixeiras, e interpretada magníficamente por María Vázquez (a quien descubrimos como protagonista en Mataharis, de Icíar Bollaín), Celso Bugallo (veterano actor al que admiramos en Mar adentro [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Amenábar), Diego Anido y Tamara Canosa (Sicixia [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), es una producción de la española Frida Films y la lituana m-films, que ha contado con el apoyo de AGADIC (Axencia Galega das Industrias Culturais de la Xunta de Galicia), la colaboración de Televisión de Galicia y la subvención de Lithuanian Film Centre. De sus ventas se encarga Patra Spanou Film Marketing & Consulting.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.