email print share on facebook share on twitter share on google+

KARLOVY VARY 2018 Competición

Crítica: Winter Flies

por 

- KARLOVY VARY 2018: El tercer largo de Olmo Omerzu es una lograda mezcla de aventura juvenil y drama centroeuropeo

Crítica: Winter Flies
Eliška Křenková, Jan František Uher y Tomáš Mrvík en Winter Flies

El tercer film del director esloveno afincado en Praga Olmo Omerzu, Winter Flies [+lee también:
tráiler
entrevista: Olmo Omerzu |
ficha del filme
]
, es una mezcla en cierto modo inesperada entre road movie e historia iniciática, y recuerda al mismo tiempo a las películas de aventuras juveniles de los 80 y a trabajos independientes del cine centroeuropeo reciente. Se estrenó mundialmente en la competición de Karlovy Vary

Dos amigos, Marek (14 años, interpretado por Tomáš Mrvík) y Heduš (12 años, interpretado por Jan František Uher), recorren el país en un viejo Audi robado. A esas edades, la diferencia de dos años es claramente perceptible: Marek tiene el aspecto y la actitud de un joven hooligan, con su cabeza rapada y fanfarroneo constante sobre fantasiosas escapadas sexuales. Heduš, del otro lado, es un chico rechoncho que lleva pantalones de camuflaje y una pistola de bolas y que sueña con unirse a la Legión Extranjera. Y Marek se enorgullece profundamente de su abuelo, que, según él, es héroe de guerra y un pez gordo en el Departamento de Defensa, con línea directa con la OTAN.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Digital Production Challenge - DPC II 1 Internal

Mientras conducen por paisajes invernales, salvan a un perro de ahogarse, consiguiendo así un nuevo compañero. Cuando se encuentran con la joven y hermosa autoestopista Brána (Eliška Křenková), sus hormonas pubescentes empiezan a descontrolarse, y ambos chicos imaginan situaciones locas en las que "seguro que se abre de piernas". Pero los espectadores no se sorprenderán cuando ella se encierre en el coche para pasar la noche mientras los muchachos comparten un saco de dormir junto a una hoguera, extendido sobre el suelo, frío por el invierno. 

De forma separada a la historia del viaje, Marek está siendo interrogado en una comisaría, y la montadora Jana Vlčková va concatenando paralelamente la trama del viaje por carretera y lo que Marek decide contar a la agente de policía; así vemos cómo protege a su amigo (dice que estaba solo todo el tiempo), pero también cómo mantiene su actitud de tipo duro y sigue contando historias de seductor. Pero allí, en la comisaría, el chico se enfrenta a la realidad, y simplemente no puede derrotarla.

Omerzu logra evocar las películas de aventuras juveniles de los 80, pero en el contexto de Europa Central y con una ambientación invernal en vez de veraniega. Si añadimos las sentidas y naturales interpretaciones de los jóvenes protagonistas, el resultado final tiene menos de la sensación agridulce normalmente asociada a las cintas iniciáticas que Hollywood hacía tan bien hace unos 30 años, y más de los duros y descarnados dramas que la región ha producido en lo últimos años. El equilibrio entre ambos enfoques es impresionante, y mientras seguimos la aventura, también somos profundamente conscientes de sus implicaciones sociales y humanas. Hay una buena dosis de magia en el viaje de Marek y Heduš, pero también hay obstáculos muy duros y realistas. A pesar de la apertura del final, el sabor que deja es estimulante y positivo, y ello es un acierto de Omerzu, pues habría sido mucho peor dejar que una turbia amargura se apoderara de esta película inverniza en su totalidad.

Winter Flies es una coproducción de la compañía checa Endorfilm y la cadena televisiva nacional, Czech Television, la compañía eslovena Cvinger Film, la polaca Koskino y la eslovaca Punkchart Films. Cercamon gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.