email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Italia

Crítica: Nome di donna

por 

- Lo nuevo de Marco Tullio Giordana cuenta cómo una joven acosada en su puesto de trabajo se rebela: un tema más actual que nunca afrontado con rigor y aspereza

Crítica: Nome di donna
Cristiana Capotondi en Nome di donna

Tiene el sabor de una instant movie, aunque fue concebida hace más de tres años: la nueva película de Marco Tullio GiordanaNome di donna [+lee también:
tráiler
making of
ficha del filme
]
, se centra en el acoso sexual a una mujer en su lugar de trabajo. En estos días de #MeToo, #Timesup y de una renovada concienciación de la dignidad de las mujeres frente a abusos y discriminaciones solapadas, Nome di donna se erige en manifiesto de rebelión, con su protagonista, encarnada por Cristiana Capotondi (firmataria recientemente, junto con un centenar de compañeras actrices de Italia del documento “Dissenso comune”, en el que se denuncia el acoso sistemático que sufren), como heroína de carne y hueso que rompe el muro de omertà que la rodea y se decide a desenmascarar, cueste lo que cueste, a su repugnante jefe. “No quería hacer una película de denuncia militante sino simplemente presentar a un personaje femenino valiente y contar también lo que les ocurre a las mujeres que las rodean”, precisó Giordana en la presentación de la cinta en Roma. Nome di donna da cuenta del desencuentro entre psicologías personales y diferentes umbrales de tolerancia del abuso, sobre todo en su primera parte. Nina es una joven madre que encuentra trabajo como asistente en una residencia de ancianos en los campos de Lombardía. Ya en su primera entrevista aparecen las preguntas indiscretas y comentarios como “arréglate un poco” en boca del director de personal (un sacerdote especulador al que da vida Bebo Storti) suenan del todo inoportunos. Aún así, Nina encaja bien en su nuevo puesto de trabajo y no tarda en entablar vínculos con pacientes y colegas. Un día, sin embargo, la llaman a la oficina del director del centro (Valerio Binasco), al término de su turno, ya entrada la noche. Allí, el hombre se le abalanza.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El shock, la rabia (también contra las compañeras, que lo sabían y callaban), las ganas de reaccionar, la denuncia, el aislamiento, la suspensión laboral… se describen, un fenómeno tras otro, en el guion puntual de Cristiana Mainardi y del propio director. La primera mitad de la película incide en particular en la falta de solidaridad entre mujeres, en su propio silencio reinante, en el oportunismo de la connivencia y la prevalencia de la resignación. Nuestra protagonista trata de hacerse fuerte y proseguir su camino, sola contra todos o casi todos, al grito de “tengo derecho de trabajar sin que me metan mano” y “no tienen razón; yo la tengo”. En la segunda mitad, sin embargo, asistimos a un viraje hacia el thriller legal (investigaciones, abogados, búsqueda de testimonios reacios, procedimientos…), sin que desaparezca la noble intención de mostrar, así, cómo también jurídicamente existe la posibilidad de defensa contra ciertos abusos si se va hasta el final sin miedo. La película, no obstante, pierde un poco de fuerza, al incluir nuevos personajes brevemente y acelerar algunos pasajes.

“El acoso no tiene que ver con la deliciosa guerra de sexos”, nos recuerda el director; “es todo una cuestión de poder de uno sobre otro; sabes que, si te niegas, puede costarte caro”. En esto, Nome di donna va directo a su blanco, de manera sencilla y áspera, subrayando el confín entre lo que “antes llamábamos piropos” (como dice el personaje interpretado por la veterana Adriana Asti) y la violación de la intimidad (“quien sobrepasa esa línea, por fina que sea, sabe muy bien que lo está haciendo”, afirma Giordana), sondeando el reflejo que todo eso puede tener sobre la cotidianidad del trabajo y de las relaciones humanas.

Nome di donna es una producción de Lumière & Co. con Rai Cinema y el apoyo de la región Lacio. Hoy, día mundial de la mujer, se estrena en Italia, de la mano de Videa (160 copias). Celluloid Dreams gestiona sus ventas internacionales.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.